Economía

S&P cambia perspectiva
de Nuevo León
de negativa a estable

Una economía de las más desarrolladas del país que sigue creciendo por arriba de la media nacional y una buena administración financiera, son algunos de los factores que se tomaron en cuenta para mejorar la calificación de la entidad, indicó la firma.
Notimex
21 abril 2014 19:56 Última actualización 21 abril 2014 20:57
Monterrey

Standard & Poor's mejora calificación de Nuevo León.(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Standard & Poor's (S&P) confirmó hoy su calificación de riesgo crediticio en escala nacional de ‘mxA-’ del estado de Nuevo León y, al mismo tiempo, revisó su perspectiva a estable de negativa, dada la mejoría que presenta su desempeño presupuestal.

La evaluadora explicó que la revisión de la perspectiva de la entidad se debe al resultado del Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Integral de las Finanzas Públicas (POFIF), que aplicó en 2013, medidas que esperan se mantengan este año y en 2015.

Consideró también el refinanciamiento de la mayor parte de su deuda directa, lo que mejoró su perfil de vencimientos, así como la reducción en sus pasivos con proveedores el último año, refirió en un comunicado.

Indicó que otros factores que respaldan la calificación son una economía de las más desarrolladas del país que continúa creciendo por arriba de la media nacional, así como una administración financiera que ha fortalecido su planeación de largo plazo.

En un comunicado precisó que limitan la calificación del estado de Nuevo León su alto nivel de endeudamiento, su baja flexibilidad presupuestal y una posición de liquidez aún limitada.

Standard & Poor´s apuntó que la calificación incorpora su evaluación del marco institucional en el que operan todos los estados mexicanos, así como la de sus pasivos contingentes.

Señaló que la perspectiva estable refleja su expectativa de que el desempeño presupuestal de Nuevo León continuaría mejorando de manera paulatina y comenzaría a registrar superávits operativos a partir de este año, así como después del gasto de inversión.

Asumió también que la deuda de la entidad con relación con sus ingresos discrecionales se mantendría en los niveles actuales en 2014 y 2015 y sus pasivos con proveedores seguirían disminuyendo.

Anticipó que en un plazo de 12 a 24 meses, la calificación de Nuevo León podría beneficiarse de un desempeño presupuestal más robusto, con superávits operativos cercanos al 5 por ciento de sus ingresos operativos que se traduzcan en una mejora sustancial de su posición de liquidez.

La calificación podría presionarse a la baja si el Estado no es capaz de generar superávits después de gasto de inversión, si su posición de liquidez empeora y si su deuda directa, indirecta y contingente continúa aumentando de manera importante, destacó.