Economía

Rousseff piensa inyectar 15 mil mdd en economía brasileña, dicen fuentes

Como parte del plan para sacar a Brasil de la que podría ser su peor recesión en un siglo, la mandataria Dilma Rousseff podría anunciar mañana la liberación de hasta 15 mil millones de dólares en créditos, de acuerdo con fuentes del gobierno de este país.
Reuters
27 enero 2016 18:0 Última actualización 27 enero 2016 20:5
Dilma en el Foro Económico Mundial 2014, en Davos, Suiza. (Foto: Bloomberg)

La presidenta de Brasil podría liberar 15 mil millones de dólares en créditos para ayudar a la economía del país. (Foto: Bloomberg)

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, podría liberar hasta 60 mil millones de reales (15 mil millones de dólares) en créditos frescos de bancos que administra el Estado y un fondo de pensiones para ayudar a sacar al país de una profunda recesión, dijeron este miércoles dos altas fuentes del Gobierno.

El gobierno anunciará los nuevos créditos el jueves, en una reunión de alto perfil con líderes empresariales y sindicales en la que se dará a conocer un plan para sacar a la economía de lo que podría ser su peor recesión en un siglo.

"La cifra general podría llegar a 60 mil millones de reales pero todavía estamos ajustando los detalles", dijo uno de los funcionarios, que no estaba autorizado para hablar públicamente del asunto. "Esto no tendrá impacto fiscal. El Tesoro no colocará capital fresco en ninguno de esos bancos", agregó.

En diciembre, el gobierno canceló deudas por 56 mil millones de reales con los bancos BNDES, Banco do Brasil, Caixa Economica Federal -todos administrados por el Estado-, y un fondo de pensión de trabajadores conocido como FGTS.

Esa liquidez extra será usada para abrir nuevas líneas de crédito a compañías constructoras, agrícolas, exportadoras y productoras de maquinaría y otros bienes de capital, señaló el funcionario.

El Ministerio de Hacienda también planea difundir este jueves un estudio sobre varias propuestas para limitar el gasto público en los próximos años, para mostrar el compromiso con la austeridad, dijo una de las fuentes.

El gobierno cree que puede balancear la austeridad fiscal y las nuevas líneas de crédito para reforzar la confianza en una economía que el año pasado perdió millón y medio de puestos de trabajo.

Los nuevos estímulos han generado temor entre los inversores a que Rousseff pueda retornar a las políticas fiscales expansivas de su primer mandato que erosionaron las cuentas públicas de Brasil y costaron al país su nota de grado de inversión.