Economía

Riesgo de subcotización por cuotas al IMSS

Ante el reajuste de las cuotas, las empresas podrían tomar ciertas medidas que pueden repercutir en las nuevas contrataciones
de personal o reajustar sueldos.
Zenyazen Flores
12 marzo 2014 21:47 Última actualización 13 marzo 2014 5:0
Etiquetas
[El camión del IMSS fue encontrado en el Estado de México./Cuartoscuro]

Aumentó el porcentaje de las cuotas patronales del IMSS./(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Debido al aumento en el porcentaje de las cuotas patronales al Seguro Social, especialistas advierten del riesgo de que las empresas opten por subcotizar a sus empleados o disminuir los salarios para evitar mayor “carga” laboral; esto a pesar de que las modificaciones buscan incentivar a los patrones para que den de alta a sus trabajadores.

Los principales cambios a la Ley del Seguro Social están en las aportaciones al Seguro de Enfermedades y Maternidad (SEM). Se propone redistribuir los porcentajes: disminuir la aportación de cuota fija y aumentar las cuotas para prestaciones en dinero y gastos médicos de pensionados.

Alberto García, experto en seguridad social y asesor de la vicecoordinación del PRD en la Cámara de Diputados, señaló que en las reuniones que tuvieron legisladores con autoridades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se planteó que, aunque las cuotas patronales no son impuestos, sí representan una carga patronal extra.

“Dentro de este rebalanceo puede haber la tentación perversa de que, yo empresa que pago bien, con el aumento a las cuotas voy a tratar de pagar menos, y ahora existe esa idea de que estas modificaciones sean un incentivo perverso para que el patrón pague menos”, expuso.

Carlos Sauri, asesor de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), consideró que ante el rebalanceo de las cuotas, las empresas podrían tomar “medidas defensivas” que pueden repercutir en las nuevas contrataciones de personal, o reajustar sueldos.

“La reacción de las empresas afectadas es el posible recorte de empleos y podrían optar por presentar a sus trabajadores en salario mínimo y después subirles el salario, o simplemente si están en la informalidad, que no los den de alta”, expuso.

Tania Ávila, analista de seguridad social de Baker & McKenzie, apuntó que el impacto de las modificaciones será importante para el patrón dependiendo del número de trabajadores y el nivel de salario que pague a sus empleados.

La reforma a la LSS establece que si el trabajador gana menos de 3.6 salarios mínimos (7 mil 200 pesos al mes) no habrá más costos para los patrones. Pero más de 4 millones de trabajadores tienen ingresos superiores a este nivel, que en particular afectará a aquellos con ingresos mayores a 25 veces el salario mínimo del DF (50 mil pesos).