Economía

Riesgo de deflación
es muy bajo, dice la Comisión Europea

Los precios al consumidor en los 18 países que comparten el euro están subiendo a un ritmo muy moderado debido al desempleo récord, recortes de gastos gubernamentales y restricciones al crédito, pero la posibilidad de deflación es mínima, según autoridades.
Reuters
05 mayo 2014 7:41 Última actualización 05 mayo 2014 8:31
Unión Europea. (Reuters)

Los precios al productor cayeron 0.2 por ciento en marzo, reportó Eurostat. (Bloomberg)

BRUSELAS.- El riesgo de deflación en la zona euro es muy bajo según la Comisión Europea, pero el crecimiento de los precios será más lento que lo previsto este año y el próximo, en parte debido a un euro más fuerte y una débil recuperación.

La inflación anual al consumidor en la economía del bloque de moneda única se ralentizará a 0.8 por ciento este año desde el 1.3 por ciento del 2013, permaneciendo por debajo del objetivo del Banco Central Europeo, debajo de 2.0 por ciento, incluso en 2015 con 1.2 por ciento.

La nueva proyección es inferior al pronóstico de febrero de una inflación de 1.0 por ciento este año y de 1.3 por ciento en 2015.


Los precios al consumidor en los 18 países que comparten el euro están subiendo a un ritmo muy moderado debido a un desempleo récord, recortes de gastos gubernamentales y restricciones al crédito debido a que los bancos siguen reacios a hacer préstamos a las empresas.

"La inflación podría resultar inferior a lo imaginado en el escenario central si las condiciones del mercado laboral y los precios de las materias primas resultan más débiles a lo esperado", afirmó la Comisión Europea en su proyección.

"No obstante, la probabilidad de una deflación inmediata, definida como una caída generalizada y automática en los precios en la zona euro en general, sigue siendo muy baja", agregó.

Economistas consultados en un sondeo no prevén cambios en la política monetaria del BCE después de que el Banco Central se reúna este jueves para discutir sobre sus tasas de interés.

Aproximadamente la mitad de ellos espera cierta forma de estímulo en el futuro, ya sea con un recorte en las tasas de interés o la compra inmediata de activos.

Como la inflación está tan por debajo de la meta, el BCE ha dejado la puerta abierta a la impresión de dinero a través de medidas de alivio cuantitativo para apuntalar a la economía, que está creciendo a un ritmo más lento que gran parte del resto del mundo.

La recuperación económica de la zona euro, que es fuertemente impulsada por las exportaciones con una demanda local que se afirma gradualmente, debería registrar un crecimiento de 1.2 por ciento este año, después de una caída de 0.4 por ciento en 2013, dijo la comisión.

El crecimiento se aceleraría a 1.7 por ciento el próximo año en la medida en que repunte la demanda interna repunta, marginalmente por debajo de la expansión de 1.8 por ciento para 2015 que la comisión proyectó en febrero.

En un reporte por separado, la oficina de estadísticas de la UE, Eurostat, dijo que los precios al productor, un indicador de la inflación del consumidor, cayeron 0.2 por ciento en marzo, como se esperaba, ubicando la lectura anual de inflación en los precios al productor en menos 1.6 por ciento.