Economía

Coparmex ve riesgos en ley secundaria de competencia económica

La confederación subrayó que para que México crezca son necesarios los mercados en competencia, porque esa es la única manera de generar mejores productos a menores precios.
Isabel Becerril
04 marzo 2014 12:25 Última actualización 04 marzo 2014 12:44
Etiquetas
[Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex, asegura que la reforma inhibirá la inversión y el empleo / Braulio Tenorio / El Financiero] 

[Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex, asegura que la reforma inhibirá la inversión y el empleo / Braulio Tenorio / El Financiero]

CIUDAD DE MÉXICO.- El sector empresarial advirtió sobre algunos riesgos que presenta la iniciativa de la ley secundaria en materia de competencia económica y acusó que ésta podría otorgar “cheques en blanco” a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Ello, al no prever una definición específica de conductas monopólicas como en el caso de “barreras a la competencia” o dejar a su discrecionalidad la definición de los supuestos en el que aplica el criterio de "insumos esenciales", anotó.

En su mensaje semanal, Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que la iniciativa de la ley secundaria en competencia económica presenta cuatro problemas, esto a consideración de los empresarios.



Explicó que el proyecto de Ley otorga facultades discrecionales a la Cofece; en algunos casos, la Comisión podría iniciar procedimientos e imponer restricciones a las empresas, sin que efectivamente exista una práctica monopólica previamente comprobada, en particular sin que se demuestre la existencia de un poder sustancial en un mercado relevante o una conducta anticompetitiva por parte de la empresa investigada.

También señaló que considerando la posibilidad de discrecionalidad por parte de la Comisión, ésta podría imponer medidas que restringirían la oferta de bienes y servicios en determinados mercados y así perjudicarían en última instancia a los consumidores, porque restringir la oferta nunca beneficia en última instancia al consumidor.

De igual forma, dijo que existe un notorio desequilibrio procesal, porque en cualquier proceso entre Cofece y las empresas, la autoridad tiene 600 días para llevar a cabo la investigación y en su caso sancionar, mientras que los agentes económicos, es decir las empresas, sólo tienen 30 días para responder.

La propuesta del sindicato patronal, es que al menos se consideren 60 días para que las empresas puedan defenderse ante la Comisión, agregó.

Destacó que el proyecto propone eliminar el derecho de audiencia dentro del proceso de investigación, por lo que naturalmente desequilibra las relaciones entre Coface y las empresas; "nosotros creemos que el derecho de audiencia no debe desaparecer en aras de procesos justos donde las partes sean escuchadas".

Adicionalmente, nos preocupan los “cheques en blanco” que la Ley podría otorgar a la Cofece, al no prever una definición específica de conductas monopólicas como en el caso de “barreras a la competencia”, o dejar a su discrecionalidad la definición de los supuestos en el que aplica el criterio de "insumos esenciales".

El dirigente del sindicato patronal expuso que para que las economías funcionen adecuadamente, es claro que no pueden dejarse definiciones regulatorias clave a disposiciones secundarias con tal grado de discrecionalidad, por lo que es fundamental comprender que el hecho de que una empresa sea grande, no necesariamente significa que realice prácticas anticompetitivas que deban sancionarse.

La legislación secundaria debe entonces asegurar que la Cofece sancione a las empresas únicamente cuando se acredite que efectivamente tienen conductas monopólicas o anticompetitivas; independientemente de su tamaño y no simplemente por ser grandes o por el grado de su participación en el mercado.

Añadió que es determinante entonces, para que la reforma constitucional en materia de competencia pueda funcionar correctamente, que las atribuciones de la Comisión y los criterios para los cuales va a regir sus determinaciones, queden perfectamente definidas desde la propia ley.

Subrayó que para que México crezca son necesarios los mercados en competencia, porque esa es la única manera de generar mejores productos a menores precios, empleos y oportunidades de desarrollo, innovación e impulso tecnológico, más participantes en los mercados.