Ricardo Anaya quiere duplicar el salario mínimo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ricardo Anaya quiere duplicar el salario mínimo

COMPARTIR

···

Ricardo Anaya quiere duplicar el salario mínimo

De ganar la Presidencia, se buscaría llegar a los 190 pesos diarios de salario básico, dijo su asesor y coordinador, Salomón Chertorivski.

Bloomberg Por: Nacha Cattan
21/02/2018
Actualización 21/02/2018 - 16:52
Ricardo Anaya, candidato presidencial de la alianza Por México al Frente
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El candidato presidencial Ricardo Anaya se compromete a más que duplicar el salario mínimo de México a medida que busca extender su creciente apoyo en los sondeos de opinión para las elecciones de este año.

Proveniente del Partido de Acción Nacional (PAN), amigable al sector empresarial, Anaya parece dispuesto a desafiar a sus seguidores conservadores para elevar uno de los salarios mínimos más bajos de América Latina.

Anaya incluso está dispuesto a hacer de México uno de los primeros países en introducir un ingreso básico universal, dijo Salomón Chertorivski, su asesor económico y coordinador del programa de gobierno.

Sobre el salario mínimo,"debemos de aspirar llegar durante el sexenio de Ricardo Anaya, poder alcanzar la línea de pobreza, que al día de hoy equivale por un adulto y un dependiente a 190 pesos al día", dijo Chertorivski, quien habló desde su nueva oficina en Ciudad de México.

Anaya tiene el espacio para hacer una oferta audaz. El salario mínimo de México de 88.36 pesos por día es menos de un tercio que el de Chile e incluso menos que el de Colombia, que tiene un ingreso per cápita más bajo, y menos de la mitad del de Brasil.

Aun así, los aumentos no se aplicarán a cualquier costo. El aumento de cada año dependería de la "oportunidad para expandirse" y el gobierno observaría con atención la reacción del mercado, dijo Chertorivski.

En México, sólo un 14 por ciento de los trabajadores ganan un salario mínimo. La mayoría, 47 por ciento, gana más de uno y hasta 3 salarios mínimos, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Placeholder block

No es fácil

Anaya necesita cruzar líneas partidistas para convencer a los votantes del Partido de la Revolución Democrática, de tendencia izquierdista, dentro de su coalición de no cambiar de bando al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El frágil pacto entre las facciones opuestas nunca se había intentado antes en una elección presidencial y ha despertado la discordia dentro del PAN de Anaya, ahora acosado por divisiones internas. Chertorivski sirvió recientemente en el gobierno de Ciudad de México liderado por el PRD.

Anaya ha reducido la ventaja de López Obrador a la mitad desde que anunció que se postularía en diciembre, según el rastreador de encuestas de Bloomberg hasta el 16 de febrero.

Durante ese período, su apoyo ha aumentado 9 puntos porcentuales en las encuestas de opinión a un promedio del 31 por ciento, dejándolo 9 puntos atrás con las elecciones a poco más de cuatro meses de distancia. Más atrás sigue el candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade, con un 20 por ciento de aprobación.

Prometer salarios más altos puede ayudar a reducir aún más la brecha, especialmente si se considera que López Obrador se ha comprometido a aumentar los salarios, pero no ha entregado un número específico.

Aún así, duplicar el salario mínimo no será fácil, pese a compararse tan mal con los otros países de América Latina.

Cada vez que México ha intentado aumentar los salarios más bajos más allá del alza anual habitual, el Banco Central ha instado a tener precaución para evitar que aumente la inflación.

Aún así, algunos grupos empresariales, como Coparmex, han instado a implementar incrementos mayores al 10 por ciento de diciembre. El Banco de México dijo en ese momento que debido a ese aumento, la inflación seguiría subiendo en diciembre, lo que sucedió, a un máximo de 16 años.

"En materia de pobreza y desigualdad, si seguimos haciendo lo mismo, vamos a tener los mismos resultados", dijo Chertorivski. "Tenemos que iniciar una nueva política salarial, empezando por el salario mínimo".