Economía

Retraso en gasto tira al consumo e inversión pública al inicio del 2013

07 febrero 2014 6:14 Última actualización 20 junio 2013 10:35

[Bloomberg] 


 
Esteban Rojas H
 

La actividad gubernamental perdió su carácter anti cíclico durante el primer trimestre del 2013. El consumo del sector público bajó en términos reales 0.7% a tasa anual, el peor desempeño desde principios del 2005. En tanto que su inversión registró una variación negativa de 2.5%, el peor comportamiento en casi 2 años, de acuerdo a datos reportados por el INEGI.
 
El consumo y la inversión proveniente del gobierno representaron el 11.2 y el 3.6% del Producto Interno Bruto reportado en los 3 primeros meses del año. En tanto que su desempeño restó en ambos casos 0.1 puntos a la actividad económica en el periodo de referencia.
 
El desempeño del sector público, en esta ocasión, fue un lastre que impidió un mejor desempeño del PIB, debido a la estacionalidad con que se ejerce el gasto y a la curva de aprendizaje por la que tuvo que pasar la nueva administración de Enrique Peña Nieto.
 
En el primer trimestre del año, el gasto programable presupuestario, por clasificación económica, experimentó un baja en términos reales de 11.0%, con respecto a igual periodo del año pasado. En tanto el gasto corriente bajo 11.2 y el de capital 10.3%, en cada caso.
 
A partir del pasado abril se notó una recuperación en el comportamiento del gasto, situación que se hará más evidente en la segunda parte del año.
 
La actividad del sector privado, aunque fue mejor que la gubernamental, tampoco logró escapar al proceso de desaceleración.
 
El consumo privado subió 2.6% a tasa real anual en los 3 primeros meses del año, cifra menor al 4.2% observado en el mismo periodo del 2012.
 
Mientras la inversión se mostró más castigada al subir solamente un anémico 0.4%, el menor desempeño desde principios del 2010.
 
El consumo y la inversión del sector privado representan el 68.6 y el 18.1% del PIB. Cabe destacar que en el caso del consumo de productos importados se observó un explosivo incremento de 8.5% a tasa real, mientras que el de contenido nacional subió solamente 1.6%.
 
En su conjunto, el desempeño del sector privado contribuyó al crecimiento de la economía con 1.9 puntos, que en buena parte se vio diluido por la aportación negativa del sector gobierno, del externo y de la variación de existencias. En conjunto, esto provocó que el PIB creciera a tasa anual solamente 0.8% en el primer trimestre del 2013. Dicha variación fue la más baja desde finales del 2009.
 
La actividad económica probablemente presente un mejor desempeño en el segundo trimestre que está por concluir, lo que reforzará en segundo semestre del año. Este mayor dinamismo quizá no tenga el suficiente impulso para evitar que la economía mexicana crezca por debajo del 3.0% en el presente año, por debajo de la estimación oficial que recientemente se revisó a la baja.