Economía

Retirados menguarán fuerza laboral

La cifra de personas en la tercera edad aumentará en el país para 2020, por lo que desde ahora es necesario crear esquemas que conserven e incrementen su participación en el mercado laboral, la cual se ha visto menguada por la creencia de que bloquean oportunidades laborales a los más jóvenes.
Darinka Rodríguez
13 julio 2014 22:17 Última actualización 14 julio 2014 5:0
Etiquetas
Tercera edad

Necesario incrementar participación laboral de los jubilados, señalan expertos. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La falta de políticas laborales que promuevan la participación de trabajadores de más de 55 años, aunado a los esquemas que promueven el retiro podrían desperdiciar una tercera parte de la fuerza laboral económicamente activa en México para el 2030 si no se toman medidas para aminorarlo.

Gerardo Kanahuati, director general de Hays México, consultora especializada en reclutamiento, indicó que diversas industrias tienen la creencia equívoca de que la contratación de personas maduras bloquea el trabajo a la población más joven o que es necesario traer ‘sangre nueva’ a las organizaciones, por lo que se subutiliza a las personas de mayor edad.

“Hace 50 años la expectativa de vida de los mexicanos era de 60 ó 65 años, mientras que ahora es de más de 72 años, por lo que no podemos pensar que las personas se sigan jubilando a la misma edad que antes”, indicó Kanahuati en entrevista.


RETOS EN EL MERCADO

Destacó que además del problema financiero que puede significar para las organizaciones un esquema de jubilaciones que no toma en cuenta el crecimiento de la esperanza de vida, los sectores que demandan talento especializado deben considerar esquemas que permitan aprovechar el talento de las personas maduras.

De acuerdo con el directivo, para el año 2020 México será una de las poblaciones con el mayor número de viejos como proporción de su población, comparada con el resto de las principales economías, lo que plantea un doble reto: el de la salud de las finanzas públicas y el hecho de que este sector de la población tiene mucho valor qué agregar al sistema productivo.

“Debemos actualizar las políticas que permitan la retención del talento con mayor experiencia y madurez para capacitar al talento joven”, dijo. Indicó que uno de los costos es la pérdida del conocimiento y habilidades de este grupo de la población.

A decir del directivo, en el sector energético la demanda y escasez de talento altamente especializado obliga a las empresas a no detenerse en contratar al personal más capacitado, que en muchos casos ya son pensionados o se jubilaron hace varios años. “Hoy en Hays nosotros vemos que no importa la edad, creemos que este comportamiento se debe de permear a los demás sectores industriales”.