Economía

Restricción a transgénicos frena desarrollo agrícola, afirman empresas

Tanto Monsanto como Sygenta coinciden en que si en México persiste la suspensión para nuevos permisos de liberación de semillas modificadas genéticamente, la investigación de universidades, científicos, empresas e institutos en el tema,
se verá afectada.
Héctor Chávez
10 mayo 2015 21:44 Última actualización 11 mayo 2015 5:5
maiz

México importa anualmente un promedio de 10 millones de toneladas de grano.(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La suspensión temporal que prohíbe otorgar nuevos permisos para la liberación de semillas de maíz genéticamente modificadas es un obstáculo para el desarrollo de la agricultura en México, consideran empresas productoras.

Las trasnacionales Monsanto y Syngenta advierten que, de continuar la suspensión, se limitaría la investigación en biotecnología agrícola que llevan a cabo universidades públicas y privadas, institutos financiados por el gobierno federal, organizaciones civiles, científicos independientes y empresas que tienen actividad en el país.

En entrevista con El Financiero, Javier Valdez, director de Syngenta México, señaló que estas restricciones continúan impidiendo el desarrollo tecnológico, que debe ser considerado como una herramienta más que los agricultores mexicanos pueden emplear para producir de manera competitiva y eficiente.


MANTIENEN INVERSIONES
Pese a las adversidades que enfrentan en el país a pesar de que desde hace 10 años se cuenta con una Ley de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados, estas empresas no han pensado dejar de invertir en México.

Al respecto, Monsanto destacó que aún y que México es centro de origen y diversidad genética del maíz, cada año importa un promedio de 10 millones de toneladas de grano, del cual más de 80 por ciento es genéticamente modificado, lo que equivale aproximadamente a 40 mil millones de dólares, cantidad que reciben agricultores de otros países cuando podría beneficiarse a productores mexicanos.