Economía

Resolución de crisis, en peligro por parálisis política de Italia

12 febrero 2014 5:7 Última actualización 01 marzo 2013 8:28

 [Bloomberg] El primer ministro finlandés instó a ejercer una política fiscal responsable.


 
Bloomberg
 
La parálisis política de Italia luego del resultado indefinido de sus elecciones amenaza con desbaratar años de lucha contra la crisis, dijo el primer ministro finlandés Jyrki Katainen.
 
La falta de compromiso con una política fiscal responsable podría volver a provocar turbulencias en los mercados y dar lugar a pérdidas que serían “demasiado terribles”, expresó ayer Katainen en una entrevista en Helsinki. “Ni siquiera quiero pensar en esa posibilidad”.
 
El rendimiento de los bonos italianos aumentó luego de que las elecciones de esta semana terminaron con una cuádruple división parlamentaria. Pier Luigi Bersani, que obtuvo el mayor número de votos, se resiste a pactar con el ex premier Silvio Berlusconi y dijo que trataría de llegar a un acuerdo con los legisladores del flamante movimiento político del ex cómico Beppe Grillo.
 
“En la economía italiana, los desafíos son muy grandes”, agregó Katainen. “No es posible cerrar los ojos y olvidarlos. Necesitan reformas estructurales, reformas de competitividad, equilibrar el presupuesto. Son decisiones difíciles pero inevitables”.
 
El impasse se sumó al temor de los inversores de que resurja la crisis de deuda. Las turbulencias se atenuaron en la segunda parte del año pasado cuando el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi en julio prometió hacer “todo lo que haga falta” para proteger el euro.
 
Las acciones importan
 
Como ministro de Economía, Katainen participó en la lucha de Europa contra la crisis desde que la contracción del crédito, luego de la caída de Lehman Brothers Holdings Inc. en 2008, se extendió al otro lado del Atlántico. Desde 2011, Katainen encabeza el gobierno de coalición de 6 partidos en el país europeo más septentrional que obtiene alrededor de un tercio de su producción de las exportaciones y es vulnerable a las fluctuaciones del comercio mundial.
 
Continuar con las “políticas fiscales responsables” es “ante todo necesario para el bienestar de los italianos”, dijo Katainen. “También tiene una enorme incidencia en la economía europea. Los países que han hecho mucho para componer sus economías, como España, Portugal e Irlanda merecen ver que esas acciones importan y no verse afectados por las acciones de otros países”.
 
La economía italiana, que carga con una deuda de 2.6 billones de dólares, se contrae desde hace 18 meses. Sus costos de endeudamiento llegaron al nivel más alto en cuatro meses en la subasta de un nuevo bono a 10 años realizada el 27 de febrero en Roma, en tanto creció la demanda de los inversionistas que buscan retornos más altos. El producto interno bruto de la tercera mayor economía de la zona euro se contraerá hasta el tercer trimestre, según la mediana de estimaciones de 16 economistas consultados por Bloomberg.
 
Moody’s Investors Service dijo en un informe emitido esta semana que el bloqueo político podría volver a desatar la crisis de deuda de la zona euro debido al peligro de que las turbulencias italianas se extiendan a países más débiles como Portugal y España.