Economía

Rescate a Pemex debe recuperar su capacidad financiera: CEESP

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado considera que el sistema de refinación de Pemex debe buscar asociaciones con el sector privado, o ser vendido para modernizarse y ser capitalizado.
Redacción
21 marzo 2016 7:38 Última actualización 21 marzo 2016 7:39
pemex

(Bloomberg)

La posibilidad de rescatar a Petróleos Mexicanos existe pero la estrategia que proponga el gobierno federal debe contemplar la erradicación completa de la corrupción, elaborar un plan que fortalezca su capacidad financiera y uno que contemple la reestructuración real de la empresa, señala el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su reporte semanal sobre la situación económica del país, retoma el tema de la refundación del Pemex del Siglo XXI y señala que en el marco de la reforma energética en la que abre la actividad de exploración y explotación, el sistema de refinación de Pemex debe buscar asociaciones con el sector privado, o ser vendido para modernizarse y ser capitalizado, ahora además se adelanta la posibilidad de que privados puedan importar gasolina para comercializarla en el país y competir con la marca de Pemex.

El CEESP expone que la caída en los precios del petróleo sólo evidenciaron los desequilibrios estructurales que existían en Pemex y que los precios en máximo de 102 dólares por barril en 2012 habían escondido. La compañía alcanzó su nivel máximo de productividad laboral en 2004 con una producción de crudo por trabajador de 24.7 barriles, la cual se fue reduciendo para llegar a 15.9 barriles en 2015.

Desde finales de 2014 México se convirtió en importador neto de petrolíferos, de tal manera que ahora los precios del petróleo se convierten en un elemento favorable para nuestro país, toda vez que abaratan las importaciones de hidrocarburos.

En este entorno, Pemex debería verse beneficiado al importar barato y vender más caro en el mercado nacional, lo cual tendría que generar un ingreso adicional, sobre todo cuando las importaciones, especialmente de gasolina representan prácticamente la mitad del consumo nacional. Sin embargo, al beneficio que puede obtener se le resta el equivalente al IEPS que recauda el gobierno federal y sólo puede beneficiarse de un tercio del total.

Adicionalmente, la paraestatal tiene un elevado pasivo laboral que representa poco más de 7 por ciento del PIB.