Economía

Repecos que no migren al RIF pagarán impuestos como cualquier empresa mercantil: SAT

Antonio Gómez Espiñeira comentó a Carlos Mota que muchos contribuyentes  aún no se han incorporado al nuevo régimen porque no hay capacidad en las administraciones fiscales para realizar el trámite de registro.
Redacción 
26 marzo 2014 9:57 Última actualización 26 marzo 2014 12:24
Etiquetas
Oficinas del SAT (Cuartoscuro)

Oficinas del SAT (Cuartoscuro)

El plazo para que las empresas que se encuentran bajo el régimen de pequeño contribuyente, conocidos como Repecos, migren al régimen de incorporación fiscal vence el próximo 31 de marzo y aquellos que no se cambien pasaran automáticamente al régimen general de ley, apuntó Patricia Salgado Medellín, Administradora de Formación Tributaria del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

En entrevista telefónica con Carlos Mota, la funcionaria refirió que las empresas no sufrirán ninguna sanción, pero deberán presentar sus próximas declaraciones fiscales bajo el régimen general de ley, es decir, deberán pagar todos los impuestos como cualquier empresa mercantil.

En este sentido, Antonio Carlos Gómez Espiñeira, socio de RSM Bogarín, comentó que hay muchos contribuyentes que aún no se han incorporado al nuevo régimen, “hemos visto cantidad de comercios, empresarios pequeños, profesionistas incluso, que no han llegado a tener el acceso porque no hay capacidad en las administraciones fiscales locales para poder llevar a cabo el trámite de registro”.



“El grave problema es que si no se da una prórroga, el 1 de abril los contribuyentes que no se hayan registrado van a tener que pasar al régimen general de ley como cualquier empresa; considerar todos sus ingresos, deducciones y pagar impuestos”, apuntó.

Gómez Espiñeria dijo a Carlos Mota que el régimen el de incorporación fiscal es una posibilidad que tienen las autoridades fiscales para poder ingresar a la informalidad dentro del pago de impuestos; no obstante, estimó que se necesita educación fiscal pues hay empresas que no están preparadas para el cambio.

“La gran ventaja del régimen de incorporación fiscal es que se convierte, por lo pronto, en una especie de paraíso porque el primer año van a estar exceptuados del 100 por ciento del pago de impuesto sobre la renta, el segundo año del 90 por ciento y así sucesivamente los primeros diez años”, señaló.

Consideró que tenemos que llegar a un país en donde todo mundo pague impuestos, para lo que es necesario ampliar la base de contribuyentes.