Economía

Remanentes bajarían deuda en 1% del PIB: Carstens

El uso de los remanentes de Banxico por 239 mil 94 millones de pesos se reflejaría en una reducción adicional de la deuda pública sobre el PIB del país, afirmó Agustín Carstens, quien enfatizó que esos ingresos no deben ser erogados en gasto recurrente.
Clara Zepeda
12 abril 2016 23:49 Última actualización 13 abril 2016 5:5
carstens


Agustín Carstens señaló que el Banxico deberá tener una posición monetaria “relativamente” fuerte con respecto a la de Estados Unidos. (Eladio Ortiz)

El uso de los remanentes que registró Banxico por 239 mil 94 millones de pesos, contribuiría a bajar la deuda total del Gobierno Federal hasta uno por ciento como proporción del PIB nacional, estimó Agustín Carstens durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado.

Enfatizó que destinar cuando menos un 70 por ciento del remanente de operación a reducir deuda o apalancarse menos, terminará reflejándose en una reducción adicional de la deuda pública sobre el Producto Interno Bruto.

“No se puede predecir el comportamiento del tipo de cambio y por lo mismo no se puede contar con esos ingresos y de ahí que sea importante que se reduzca la deuda, no se gaste en gasto recurrente, porque esto generaría un desequilibrio hacia adelante”, dijo el banquero central.

Banxico recomendó no usar este excedente en gastos recurrentes, ya que está plenamente de acuerdo con el uso puntual que marca la Ley para apoyar a la economía, “pero apoyar a Petróleos Mexicanos (Pemex) ya será decisión de la Secretaria de Hacienda”, sentenció Carstens.

SALEN RECURSOS DE CETES
El gobernador del banco central reconoció que han salido del país inversiones en Cetes, aunque señaló que han aumentado las de bonos.
De esta forma la inversión en cartera se está dando con participantes de horizonte amplio que mantienen sus inversiones en México, destacó Carstens en su comparecencia en comisiones.

Ayer El Financiero publicó que al primer trimestre del año, los capitales del exterior destinados a la adquisición de Cetes alcanzaron los 330 mil 426 millones de pesos, lo que implicó una caída de 26.9 por ciento con respecto a igual periodo del año pasado, según cifras del Banco de México.

Carstens señaló que el Banxico deberá tener una posición monetaria “relativamente” fuerte con respecto a la de Estados Unidos, ya que si la Reserva Federal sube su tasa nuevamente y en México no, se corre el riesgo de salida de capitales y daño a la estabilidad de precios.

Durante la comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Crédito Público, el banquero central reconoció que la crisis financiera global de 2008 no se ha superado, debido a que hay una atonía en la economía mundial, lo cual sigue afectando a México.

Y es que el volumen del comercio internacional ha caído. “La falta de dinamismo y demanda provoca que el comercio se esté contrayendo y afecta a las economías emergentes”.

Tras darle cumplimiento al Artículo 47 de la Ley del Banxico, en donde se da cita para mantener un diálogo con los senadores en abril, Carstens dijo que las reservas internacionales se han estabilizado.