Economía

Reguladores en el mundo ‘chocan’ por caso Uber

La regulación para servicios de transporte en línea como Uber,
no ha evolucionado lo necesario para brindar certeza jurídica a los cambios tecnológicos y por ello, este tipo de plataformas ha enfrentado problemas no sólo en México sino también en países como Alemania, Francia y Colombia, indicó la Cofece.
Edgar Sigler
11 junio 2015 22:30 Última actualización 12 junio 2015 5:5
Etiquetas
Uber

Uber ha enfrentado conflictos legales en diversos países, señaló la Cofece. (Bloomberg)

Las autoridades de competencia en países europeos y en EU han chocado con las interpretaciones legales de algunos gobiernos que han optado por limitar los servicios de transporte en línea como Uber, algo que puede suceder en el caso de México, luego que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) considerara que estas empresas viene a resolver problemas que el transporte tradicional ocasiona a los consumidores.

“La regulación en la mayoría de los países, incluido México, no ha evolucionado para dar certeza jurídica a las innovaciones y cambios tecnológicos”, explicó la Cofece en la opinión que publicó este miércoles sobre los que denominó Empresas de Redes de Transporte (ERT).

El regulador ejemplifica que sistemas como Uber han enfrentado la intervención regulatoria de gobiernos locales en Alemania, Francia, España y Colombia, además de EU donde su homóloga, la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés), emitió recomendaciones generales para cuidar la innovación de los mercados.


La postura de la FTC contrasta con los posicionamientos en Nueva York, donde las autoridades han sugerido reglamentaciones dirigidas a frenar la expansión de Uber, a pesar de que otras ciudades como Chicago, Washington y Seattle, han promovido su expansión.

La Comisión Europea, el órgano rector de la Unión Europea, ha llamado a cuentas al gobierno francés que ha impuesto medidas restrictivas a Uber, en tanto la Comisión de Competencia de Alemania ha pedido a su gobierno que adopte un modelo más liberal con respecto a las compañías de la llamada “Economía Compartida”.