Economía

México atrae 30% IED gracias a reformas: Gurría

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría dijo que aunque “la recuperación de la economía mundial será titubeante y dispareja”, México está impulsando los cambios estructurales más importantes de la historia reciente del país.
Jeanette Leyva
16 octubre 2015 12:45 Última actualización 16 octubre 2015 19:33
José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE

José Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). (Édgar López/El Financiero)

Pese al complicado entorno internacional que se vive, México ha recibido 30 por ciento más de Inversión Extranjera Directa (IED), en donde el paquete de reformas aprobadas por México “es un elemento fundamental de que estén pasando estas cosas”, afirmó José Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Aunque falta mucho por hacer para que las reformas tengan resultados, el objetivo primordial de emparejar al país y cerrar brechas con otros países que tienen mejores niveles de vida que México.

En el marco del foro Impulsando México “El futuro después de las Reformas” organizado por El Financiero/Bloomberg y el Grupo Financiero Interacciones, Gurría indicó que después de siete años la última crisis, la economía mundial sigue enfrentando serios problemas de recuperación y en este año “la recuperación de la economía mundial será titubeante y dispareja”, México está impulsando los cambios estructurales más importantes de la historia reciente del país.

“Las reformas son nuestra moneda de cambio y no hay ningún otro país que haya logrado cuajar una serie tan importante de reformas como México lo logró en los pasados dos años. México está dando pasos importantes para mejorar su desempeño económico, es un múltiplo de las tasas de crecimiento. La batería de reformas del presidente Enrique Peña ayudan a fortalecer la confianza de los inversionistas”.

Ante un auditorio lleno de empresarios, directivos bancarios y funcionarios, Gurría explicó que el país tiene bajos niveles de productividad, competencia y competencias por el nivel educativo, entre otras limitantes, lo que genera desafíos y un grave problema como los es la desigualdad.

“México no canta mal las rancheras en materia de desigualdad. De acuerdo con el análisis tradicional que hacemos, México está tres veces más desigual, y (las cifras) podrían ser más altas, yo les doy las cifras más conservadoras. Estos niveles de desigualdad son el caldo de cultivo para que la inseguridad y, además, limitan la capacidad de crecimiento del país”.

Cuando hay altos niveles de desigualdad, el crecimiento se reduce, por lo que hay una relación directa, esto junto con la informalidad reproduce y enquista las desigualdades, porque los empleos informales no permiten servicios financieros, pensiones, capacitación “y los informales quedan atrapados en empleos que exigen pocas destrezas”.

El gobierno mexicano reconoció que está trabajando para avanzar en estos temas y tener un mejor gobierno que combata la corrupción y haya más transparencia en contratos, entre otros puntos.

Gurría insistió en que si el país quiere ser una economía más productiva y competitiva, además de educación, innovación, flexibilidad en los mercados laborales, hoy la moneda de cambio en la modernidad, son las habilidades en la fuerza de trabajo, lo que implica educación continua y vocacional y simplificación de la regulación.