Reforma migratoria basada en habilidades, recomienda FMI a Estados Unidos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Reforma migratoria basada en habilidades, recomienda FMI a Estados Unidos

COMPARTIR

···

Reforma migratoria basada en habilidades, recomienda FMI a Estados Unidos

Según el FMI, el déficit de la Cuenta Corriente de Estados Unidos en 2017 fue de 466 mil 200 millones de dólares, equivalente al 0.6 por ciento del PIB mundial.

Leticia Hernández
24/07/2018
Actualización 24/07/2018 - 9:02

Estados Unidos mantiene el déficit de la cuenta corriente más abultado de todo el mundo según el Fondo Monetario Internacional (FMI), y en sus recomendaciones está el reducir fricciones comerciales que eleven costos laborales, mejorar la educación y capacitación de los trabajadores y ampliar la fuerza laboral, incluso a través de una reforma migratoria basada en habilidades.

“Reducir las fricciones del mercado que incrementan los costos laborales podría ayudar a mejorar la competitividad en países con posiciones externas más débiles que las garantías. Intervenciones de política podrían incluir mejorar la educación y capacitación,-en Estados Unidos y Francia- y ampliar la base de habilidades y fuerza laboral, incluso mediante políticas de inmigración, en el caso de Reino Unido y Estados unidos”, recomienda el organismo.

En el “Reporte sobre el Sector Externo 2018” señala persistentes desajustes globales al advertir que el saldo de la cuenta corriente global se mantiene cercana a 3.25 por ciento del PIB mundial y entre 40 y 50 por ciento están en el rango de excesivos, ya sea que algunos países tienen muchos ahorros como Alemania y China o porque otros están pidiendo prestado demasiado como Estados Unidos y el Reino Unido.

“Persistentes desajustes excesivos pueden ser insostenibles, poniendo a la economía global en riesgo y agravando las tensiones comerciales”, expone el documento.

Según el FMI, el déficit de la Cuenta Corriente de Estados Unidos en 2017 fue de 466 mil 200 millones de dólares, equivalente al 0.6 por ciento del PIB mundial y al 2.4 por ciento del PIB estadounidense.

En sus recomendaciones individuales, señala que Estados Unidos debe avanzar en la normalización monetaria gradualmente en línea con los objetivos de inflación sobre el mediano plazo, mientras mejora la infraestructura pública y en materia de reformas, sugiere mejorar la escolaridad y la capacitación de los trabajadores; fortalecer medidas para apoyar a los trabajadores pobres; aumentar el crecimiento de la fuerza laboral, incluso a través de una reforma migratoria basada en las habilidades.

A nivel global advierte que las políticas proteccionistas deben evitarse ya que es probable que tengan significativos efectos nocivos en el crecimiento nacional y mundial, mientras su impacto será limitado en los desequilibrios externos nacionales. Tanto los países con superávit como los deficitarios deben trabajar para reactivar los esfuerzos de liberalización y fortalecer el sistema multilateral de comercio, especialmente para promover el sector de servicios, donde los beneficios del comercio son sustanciales, pero las barreras siguen siendo altas

Advierte que la flexibilización fiscal en los Estados Unidos está conduciendo a un endurecimiento de las condiciones monetarias, un dólar estadounidense más fuerte y un mayor déficit en la cuenta corriente estadounidense. En el corto plazo, estas tendencias corren el riesgo de agravar las tensiones comerciales y el consiguiente endurecimiento más rápido de las condiciones financieras mundiales, lo que podría ser aún más perjudicial para las economías de mercados emergentes, especialmente aquellas con posiciones externas débiles.