Pese a reforma fiscal de Trump, empresas de EU no aumentarán sueldos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pese a reforma fiscal de Trump, empresas de EU no aumentarán sueldos

COMPARTIR

···
Economía

Pese a reforma fiscal de Trump, empresas de EU no aumentarán sueldos

A pesar de que las compañías anunciaron bonos para sus trabajadores, los incrementos en los salarios no se verán reflejados en los próximos años. ¿Cuál es la razón?

Rebecca Greenfield|Bloomberg
03/01/2018

No, esos bonos para empleados tan publicitados no significan que debiera esperar un aumento salarial este año.

La Casa Blanca ha dicho durante mucho tiempo que las reducciones de los impuestos corporativos beneficiarán a los trabajadores estadounidenses y aumentarán sus salarios.

Luego, como si se hubieran puesto de acuerdo, justo cuando el Congreso de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley para promulgarlas, una serie de compañías anunció bonos para empleados que, según dijeron, eran prueba de ello.

Pero esos bonos extraordinarios, lo que sea que realmente los haya precipitado, no significa que los salarios más altos estén a la vuelta de la esquina. Incluso la Casa Blanca dijo que los recortes de impuestos podrían tardar ocho años en traducirse en alzas salariales. Y por ahora, los empleadores no tienen prisa en aumentarlos.

Durante los últimos cinco años, los empleadores informaron haber otorgado aumentos del 3 por ciento a la mayoría de los trabajadores, aun cuando la economía ha mejorado, el mercado laboral se ha ajustado y el desempleo ha disminuido. Solo los empleados destacados obtienen mayores incrementos.

Este año no es diferente. La encuesta anual de Aon del año pasado concluyó que la tendencia continuaría este año, y la mayoría de las empresas aún informan aumentos del 3 por ciento para 2018.

"Las empresas son realmente reacias a dar aumentos", dijo Paula Harvey, vicepresidenta de recursos humanos de Schulte Building Systems, un fabricante de sistemas de construcción cerca de Houston.

Al igual que muchas compañías, Schulte tuvo un buen año en 2017 pero, a pesar del bajo desempleo local y la promesa de un beneficio imprevisto gracias a la ley tributaria, no planea otorgar aumentos mayores que el 3 por ciento estándar, dijo Harvey. En su lugar, los empleados obtendrán bonos por su arduo trabajo en 2017.

Por un lado, la reforma fiscal fue aprobada en el Congreso demasiado tarde para afectar los presupuestos de compensaciones de 2018.

"Las empresas, al menos con las que he hablado, todavía están en el proceso de analizar las normas y sus implicaciones", señaló John Bremen, director ejecutivo de capital humano de Willis Towers Watson.

Sin embargo, es posible que la legislación no haya hecho ninguna diferencia. Los empleadores se han apegado a ese aumento del 3 por ciento que han otorgado en los últimos años, sostuvo Bremen, quien no prevé que eso cambie, ni siquiera con la nueva ley.

Un mercado laboral ajustado ya no obliga a los empleadores a pagar más a los trabajadores, gracias a una combinación de factores que incluye la globalización de la fuerza laboral, la automatización del trabajo, la disminución de los sindicatos y el aumento del trabajo por contrato.

Las empresas, por su parte, dicen que las alzas salariales son demasiado permanentes y demasiado costosas. Si los tiempos se ponen difíciles, los recortes salariales perjudican la moral y la productividad y arriesgan la pérdida de personal.

"Cuando das un aumento, queda atrapado en el sistema de pagos", dijo Harvey. "Es algo que estás garantizando; se transforma en un costo fijo".

En los últimos años, empresas como General Electric han considerado descartar el aumento salarial anual a cambio de algo "más flexible", señaló la compañía a Bloomberg el año pasado. Esa flexibilidad a menudo llega en la forma de un pago variable.

Los empleadores pueden optar por los bonos anuales, y si tienen un año malo, simplemente pueden olvidarse del beneficio, en lugar de recortar los sueldos o despedir a trabajadores.

Las empresas dicen que han descubierto que los bonos, dado que vienen en grandes sumas, son mejores que aumentos incrementales anuales para motivar a los trabajadores. También ayudan con el reclutamiento y la retención.

"Donde la demanda [de talento] es alta pero la oferta es baja, el bono es una forma más de conservar a las personas que deseas conservar", dijo Dan Ryan, quien dirige una firma de búsqueda de ejecutivos con sede en Nashville.

Si la ley tributaria recompensa a cualquier trabajador, prevé Ryan, será a los llamados empleados estrella; las mismas personas a que las compañías ya dan mayores aumentos y bonificaciones.

Los empleadores, sospecha, utilizarán fondos adicionales para atraerlos y mantenerlos cerca y felices.

,