Economía

Reforma energética reactivará el campo: CNC

10 febrero 2014 4:36 Última actualización 06 octubre 2013 15:50

 [Para crecer económicamente se requiere de insumos baratos como el petróleo y sus derivados, dijeron cenecistas / Cuartoscuro]  


Notimex

El presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Gerardo Sánchez García, aseguró que la reforma energética reactivará el campo y será un detonante del desarrollo del país y del cambio estructural.

Durante una gira por los estados de la República para detallar las bondades de esa reforma a los dirigentes de las ligas cenecistas, Sánchez García señaló que sin reforma energética no hay desarrollo del sector agroalimentario, ya que para crecer económicamente se requiere de insumos baratos como el petróleo y sus derivados.

Consideró que las reformas a los artículos 27 y 28 constitucionales son para que el gobierno pueda realizar con las empresas contratos de utilidad compartida, a fin de que ambas partes asuman tanto el riesgo como el éxito.

El dirigente cenecista explicó que actualmente existen contratos con empresas privadas, en el que el gobierno asume todo el costo, independientemente si hay éxito o no, lo cual reditúa un nulo o escaso beneficio a un alto costo.

Pero lo más importante, dijo en un comunicado, es que con las reformas a esos artículos "se podrán otorgar permisos a los sectores social y privado en la generación de energía eléctrica, no así en la transmisión y distribución de la misma".

Señaló que a pesar de que México cuenta con vastos recursos fósiles no renovables, no los ha podido aprovechar por la falta de nuevas tecnologías, el agotamiento de yacimientos tradicionales y la nula inversión para explorar en aguas profundas, entre otras causas.

Por ello el senador por Guanajuato sostuvo que la reforma energética significa la gran oportunidad para hacer un país más competitivo, donde se fortalezca la rectoría económica del Estado y se impulse el crecimiento económico con un nuevo modelo de desarrollo incluyente.

Destacó que la reforma busca democratizar la productividad, mejorar la calidad de vida de la población, garantizar la seguridad energética, proteger el medio ambiente y fomentar la transparencia y rendición de cuentas para tener acceso a la información sobre cómo se administra el patrimonio energético nacional.