Economía

Reforma complementa proyecto de quiebras bancarias

12 febrero 2014 4:22 Última actualización 14 mayo 2013 12:13

 
Jeanette Leyva Reus
 
La reforma financiera incluye la última etapa para complementar el andamiaje legal del proyecto de resoluciones bancarias, conocido como quiebras bancarias.
 
El secretario ejecutivo del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), Lorenzo Meade, indicó que con la inclusión de los cambios a la ley para llevar a cabo una quiebra bancaria, como es conocida esta ley que lleva varios años en diseño, se podrán concluir el sistema de alertas tempranas y el de resoluciones bancarias que actualmente operan en el país.
 
"Hemos trabajado en el proyecto y metodologías para determinar el mejor valor de los activos en caso de que un banco entrara en problemas, saber cuál es la mejor manera de desplazarlo y qué se podría hacer", explicó a EL FINANCIERO.
 
Reconoció que los cambios recientemente aprobados a la Ley de Amparo permitirán que se pueda resolver de forma más rápida la resolución o liquidación bancaria.
 
"Los activos pierden su valor al darse todo un proceso de amparos, pero en la medida en que ya no se podrá hacer esto, habrá un freno en este proceso y se preservará el valor de los activos y se podrá llevar una resolución más rápida."
 
Consecuencia de la crisis de los años noventa, en el balance del IPAB todavía le resta liquidar a dos bancos, Cremi y Unión; con la nueva ley de resoluciones bancarias, este proceso se reducirá significativamente, prevé.
 
En el proyecto se ley se estableció que se tendrá un esquema específico para el tratamiento de instituciones bancarias insolventes, es decir aquellas cuyos activos sean insuficientes para cumplir con sus obligaciones de pago.
 
Por ello, se propone crear un proceso específico al que se ha denominado liquidación judicial bancaria.
 
En la iniciativa se incorporan en la Ley de Instituciones de Crédito las disposiciones relativas al proceso de liquidación judicial bancaria, y se prevé contar con un proceso autónomo para instituciones bancarias insolventes con plazos acordes a la repercusión que pudiera generar en el resto de la economía.
 
También, con la finalidad de asegurar en todo momento la integridad y estabilidad del sistema financiero mexicano, así como proteger a los inversionistas, depositantes o participantes en el mercado financiero nacional, se propone reducir el límite de las operaciones con personas relacionadas que puede celebrar una institución de crédito, y penalizar severamente a quien incumpla con esta norma.
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.