Economía

Reforma al sistema de pensiones en los estados, aún incompleta

El eslabón más débil en las finanzas estatales y municipales es el gasto que genera el pago de pensiones y que es cubierto con recursos del presupuesto anual. Debe considerarse la posibilidad de reducir la pensión garantizada e incrementar las aportaciones.
Adriana Rodríguez Canales
28 abril 2014 9:17 Última actualización 28 abril 2014 16:26
Finanzas públicas

Sólo ocho entidades tendrían garantizada la sustentabilidad de largo plazo en sus sistemas de pensiones. (Cuartoscuro)

GUANAJUATO.- Con la inversión de la pirámide poblacional de México, el tema de las pensiones es uno de los más preocupantes en las finanzas futuras del país.

El eslabón más débil está ubicado en las instituciones académicas y públicas dependientes de gobiernos estatales y municipales, debido a que hasta hace algunos años la mayoría seguía fondeando el pago de pensiones con recursos de su presupuesto anual.

Actualmente, la mayor parte de los estados ha creado esquemas de pensiones que tienen como finalidad liberar la presión que ejerce este pasivo en el presupuesto de sus administraciones; sin embargo, su desarrollo aún es incipiente, con márgenes de mejora muy amplios.

Desde su creación, el Instituto de Seguridad Social del Estado de Guanajuato (ISSEG) ha venido implementando reformas a su estructura no sólo con la finalidad de perfeccionar un modelo que garantice la sustentabilidad de largo plazo de su sistema de pensiones, sino también para blindarlo de malos manejos por parte de funcionarios públicos.



De acuerdo con Humberto Panti, director de Finanzas Públicas en América Latina de Fitch Raiting, el sistema de pensiones de Guanajuato cuenta con una solvencia de más de 99 años, si se estima un rendimiento anual de 5.5 por ciento; pero el plazo baja de manera considerable con un rendimiento menor.

“Hoy en día es muy difícil obtener tasas de interés reales positivas de esta cuantía, por lo que debemos considerar una tasa de 3.5 por ciento para tener una evaluación más real. En este sentido, estaríamos hablando que el sistema tiene un periodo de suficiencia hasta el año 2041, es decir, de 27 años más.

“El panorama financiero es muy cambiante, no siempre vamos a estar como estamos hoy en día. Pero si consideramos el panorama menos alentador, y no se hacen reformas, en el año 2041 se va a agotar la reserva, las aportaciones no van a ser suficientes para cubrir los gastos, y el estado tendría que aportar la diferencia”, aseguró el experto.

Calificó como positivo que la entidad siga buscando opciones para incrementar los rendimientos, invirtiendo en mercados de capitales e incursionando en el sistema de franquicias y en negocios inmobiliarios, aunque reiteró que debe considerarse la posibilidad de cambiar los beneficios, reducir la pensión que está garantizada e incrementar las aportaciones.

Pedro Vásquez Colmenares, exdirector de Prestaciones Económicas, Sociales y Culturales del ISSSTE, consideró que el ISSEG va por el camino correcto. “No debemos demeritar las reformas que se han hecho, porque las pensiones son un tema muy sensible para la sociedad, y el peor de los escenarios es que no se reforme.”

Sin embargo, comentó, lo que cualquier sistema de reparto debe tomar en cuenta es, primero, que las contribuciones estén acorde con la relación jubilados-trabajadores activos; segundo, establecer una edad mínima de jubilación adecuada; tercero, constituir reglas para recibir las pensiones y heredarlas, en donde se considere reducir el monto mensual a medida que se reduzcan las necesidades económicas del pensionado o cuando éste fallezca y se herede la pensión al cónyuge.

Un cuarto elemento es revisar es el salario base con el que se establece la pensión. Actualmente ésta se estipula con base en el último salario del trabajador, cuando lo ideal sería que el monto se estableciera con base en el salario promedio a lo largo del tiempo de cotización.

Además, en quinto lugar, es necesario tomar en cuenta la tasa de reemplazo, porque pagar pensiones al 100 por ciento es muy caro, y no va acorde a las necesidades económicas del pensionado.

Respecto a las diversas estrategias que ha desarrollado el ISSEG para incrementar los recursos de los trabajadores --farmacias y otras inversiones inmobiliarias- Vásquez Colmenares expuso que no son únicas del instituto guanajuatense y tampoco están generalizadas en los sistemas pensionarios del país.

El ISSEG, agregó, es de los sistemas que tienen más diversificados sus ingresos, porque generalmente los institutos de pensiones sólo captan contribuciones y subsidios, entonces está mejor en ese sentido, mejor balanceado.

Sin embargo, la regla siempre será que sean inversiones que reditúen a largo plazo; y sobre todo que se evite que los recursos sean utilizados en obras sociales que no generarán ingresos.

Como casos ejemplares destacó los de Aguascalientes y Oaxaca.
En el primero se hizo una reforma desde hace diez años para crear un sistema de cuentas individuales, parecido al que maneja el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En éste, los trabajadores ahorran obligatoriamente un porcentaje de su sueldo, y el patrón complementa la aportación (la aportación es de 37 por ciento, del cual 28 por ciento lo aporta el gobierno estatal y 9 por ciento el trabajador).

Oaxaca, por su parte, mantiene un esquema de beneficio definido, pero implementó reformas muy importantes: aumentó las contribuciones, para que fuera 10 por ciento por parte del trabajador y 18 por ciento del patrón; estableció la edad mínima de jubilación en 65 años; y además crearon un beneficio de créditos hipotecarios, con lo cual generaron un esquema de auto-inversión de largo plazo.

BENEFICIO DEFINIDO

El ISSEG es un sistema de seguridad social de beneficio definido; es decir, las pensiones no dependen de lo acumulado en una cuenta, sino que se establece de forma predeterminada. La Ley de Seguridad Social del estado establece que la pensión por jubilación será igual al promedio del salario base de cotización percibido en los últimos 5 años.

El fondo está integrado por dos fuentes: las cuotas y aportaciones de los trabajadores y patrones, y los rendimientos generados por las inversiones financieras, comerciales e inmobiliarias.

Actualmente, el instituto cuenta con una cadena de farmacias, con presencia en todos los municipios del estado y alguno de Jalisco y Michoacán. En 2013, la cadena atendió a más de 15 millones de clientes y generó más de 27 millones de pesos de utilidad antes de impuestos.

En suma, con las acciones realizadas en 2013 se generaron remanentes y utilidades por mil 161 millones, que se suman al patrimonio del ISSEG que equivale a 14 mil 733 millones de pesos.

De acuerdo con el último estudio actuarial sobre el fondo, se pronosticó un periodo de suficiencia actuarial hasta los años 2036, 2039 y 2044, considerando tasas de rendimiento real de 3, 4 y 5 por ciento, respectivamente.

En la actualidad, sólo ocho entidades tendrían garantizada una sustentabilidad de largo plazo en sus sistemas de pensiones; mientras que se considera que