Economía

Recuperación desigual, un riesgo para la economía mundial: FMI

Los signos de recuperación autosostenida en algunas de las economías avanzadas y el crecimiento ralentizando en los mercados emergentes son la principal fuente de efectos colaterales en la economía mundial.
Diego Elías
29 julio 2014 11:38 Última actualización 29 julio 2014 11:38
 [El FMI señala que resolver el presupuesto es importante para la recuperación de EU/Bloomberg] 

[El FMI señala que resolver el presupuesto es importante para la recuperación de EU/Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó que actualmente los cambiantes patrones de crecimiento son la principal fuente de efectos colaterales o “spillovers” en la economía mundial.

De acuerdo con el reporte “Spillovers 2014”, existen dos tendencias clave que son muy importantes. De un lado tenemos los signos de recuperación autosostenida en algunas de las economías avanzadas y por el otro el crecimiento en los mercados emergentes se está ralentizando.

Las señales de una mejoría en las grandes potencias económicas nos indican que el proceso de normalización de la política monetaria continuará, lo que en los próximos años nos conducirá a un endurecimiento de las condiciones financieras a nivel mundial.


Aquí es donde el organismo internacional plantea el primer “spillover”, pues una recuperación desigual hará que el proceso de cada país para deshacerse de las políticas monetarias no convencionales será en diferentes momentos, lo que provocará consecuencias.

Por parte de las economías emergentes, el hecho de que la actividad económica se está desacelerando de manera considerable da pie a efectos secundarios a nivel global. Es decir, este factor puede tener efectos indirectos considerables en el resto de las economías a través de diversos canales, como el comercio y las finanzas.

El organismo con sede en Washington mencionó que los desafíos de política y comunicación derivados de la normalización de las condiciones monetarias son más complejas ahora, ya que las tasas de interés se encuentran cerca de cero y los bancos centrales tienen enormes hojas de balance.

Agregó que la magnitud de los efectos colaterales sobre las demás naciones dependerá de sus vulnerabilidades, así como de la suavidad del proceso de normalización. Es decir, a medida que se retira la política acomodaticia, las implicaciones en el sector financiero también se harán más evidentes en el futuro.

La organización que preside Christine Lagarde explicó que los dos riesgos pueden estar relacionados entre sí, debido a que “los mercados pueden volver a evaluar las perspectivas de crecimiento en los mercados emergentes en medio de renovados ataques de la turbulencia financiera y la salida de capitales”.