Economía

Recomiendan ser
conservadores con
los ingresos públicos

Analistas indicaron que los ingresos públicos se verán afectados en el primer semestre del año por la caída de los precios del petróleo, por lo que recomendaron prudencia en la planeación, elaboración y ejecución de los ingresos y egresos para el ejercicio fiscal de este año.
Dainzú Patiño
09 enero 2015 0:4 Última actualización 09 enero 2015 5:5
petróleo

La baja de los precios del petróleo impactarán los ingresos públicos del país, indicaron analistas. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Previo a la publicación del calendario de la estimación de los ingresos del sector público, que emite en enero la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), expertos prevén que los montos previstos podrían ser conservadores e inferiores cuando menos en el primer trimestre, por la baja en los precios del petróleo y la persistente dependencia de los ingresos petroleros.

Ante la volatilidad de los precios del crudo a finales de 2014 y principios de 2015, el primer trimestre será difícil para las finanzas públicas del país y la economía en general, por lo que a partir de abril se vería una perspectiva más positiva, estimó Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Por su parte, Fitch Ratings destacó que dadas las bajas en los precios del petróleo y la incertidumbre en el mercado, las entidades deberán ser prudentes en la planeación, elaboración y ejecución de sus ingresos y egresos para el ejercicio fiscal de este año.


“Esto, sobre todo durante el primer semestre de 2015, puesto que el gasto podría verse presionado debido a las elecciones federales intermedias y, en algunos casos, a las elecciones locales”, expuso Fitch Ratings en un reporte.

RIESGO DE ENDEUDAMIENTO

Gerardo Carrillo, director de Finanzas Púbicas de Fitch, advirtió que ante el panorama de elecciones en 17 entidades federativas y menores ingresos petroleros, en los estados se observaría el riesgo de un aumento en su deuda.

“Si bien la economía mexicana va entrar a un buen momento, en términos de finanzas públicas encontramos varias tensiones inherentes importantes que se relacionan con la caída de los precios del petróleo. Probablemente la volatilidad de principios de año nos cueste en crecimiento económico y por ende en recaudación, entonces hay que ponerse a revisar el gasto público”, señaló Villarreal en entrevista.

Explicó que si bien los ingresos no petroleros podrían compensar la baja en los precios del petróleo, no sería suficiente para tener finanzas públicas sanas. Por lo que se debe pensar en algo más profundo que recortar gasto, considerar más una reingeniería. Un estudio del CIEP muestra que más de 80 por ciento de los programas no tiene reglas de operación, ni objetivos, “debemos comenzar por ahí”, apuntó.

PERSPECTIVA ESTABLE

En tanto, Francisco Vázquez, analista de Moody´s, señaló que dados los distintos escenarios internos y externos, la perspectiva para los estados continúa siendo estable, “pero si el precio sigue bajo para más adelante, sí vemos que se pueda ejercer presión en las finanzas públicas de los estados”.

Adicionalmente si existe un aumento “considerable de deuda, es decir que los ingresos no compensen los egresos, tendríamos presión a la baja en las calificaciones de los estados”.

Señaló que los ingresos del gobierno federal están asegurados en vista de la contratación de coberturas petroleras, sin embargo éstas no aseguran a las entidades federativas. En este sentido se cuenta con el respaldo del IEPS a gasolinas y el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

Vázquez descartó afectaciones para los primeros meses del año: “No hay riesgos para 2015, nuestra perspectiva continúa siendo estable”, afirmó.

En tanto, Luis Miguel Labardini, socio en Marcos y Asociados, explicó que la volatilidad en los precios del petróleo, y por tanto la reducción en los ingresos petroleros, y probablemente en las inversiones de Pemex, se verían durante todo 2015.

“Se va empezar a desacelerar la producción en Estados Unidos, pero no es un efecto inmediato, la producción va comenzar a frenarse los próximos meses, eso va hacer que se absorba la sobreoferta en el mercado, los precios comenzarían a recuperarse hasta niveles de 80 dólares, de aquí a un año”, dijo.