Economía

Recomiendan a Japón no intervenir en el mercado cambiario: OCDE

El yen se apreciaba este lunes a un máximo de 17 meses frente al dólar, una fuente de preocupación para el Gobierno japonés por su impacto en el sector externo. Ángel Gurría, secretario general de la OCDE instó también a Japón a acelerar el proceso de reformas.
Reuters
11 abril 2016 8:17 Última actualización 11 abril 2016 8:18
Japón

(Bloomberg)

TOKIO.- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Ángel Gurría, desaconsejó a Japón recurrir a intervenciones en los mercados cambiarios para debilitar el yen, mientras que los inversores apuestan por la divisa japonesa como moneda de refugio.

El yen se apreciaba este lunes a un máximo de 17 meses frente al dólar, una fuente de preocupación para el Gobierno japonés por su impacto en el sector externo.

El secretario del gabinete en Tokio, Yoshihide Suga, dijo recientemente a la agencia Reuters que el banco central y el gobierno seguían muy de cerca la evolución en los mercados cambiarios y estarían dispuestos a tomar las medidas apropiadas si fuera necesario.


Suga no quiso entrar en detalles, pero la economía japonesa está sufriendo por la apreciación de su moneda, que merma la competitividad de las empresas exportadoras nacionales.

"La intervención (en el mercado de divisas) no puede cambiar la tendencia fundamental del valor de la moneda", dijo el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una conferencia de prensa en Tokio.

Gurría instó también al Gobierno japonés a acelerar el proceso de reformas y dijo que Japón disponía de margen para aumentar el impuesto sobre las ventas de forma gradual hasta el 15 por ciento para compensar el aumento de los gastos sociales.

El Gobierno japonés tiene previsto aumentar el próximo año el impuesto sobre las ventas al 10 por ciento desde el 8 por ciento actual.

Algunos asesores ya se pronunciaron en contra de esta nueva subida después de que un primer aumento del impuesto de ventas en 2015 hiciera entrar a la economía japonesa en un periodo de recesión.

Con una deuda pública que supera en un 230 por ciento el Producto Interno Bruto (PIB), Japón necesita generar más ingresos impositivos, dijo Gurría. 

: