Economía

Rechazan Amerdirth y Amac propuesta de reforma haciendaria

10 febrero 2014 4:23 Última actualización 02 octubre 2013 14:11

[Con reforma hacendaria se puede perder empleo formal: AMEDIRH y AMAC / Bloomberg / Archivo] 


 
 
 
Edgar Amigón
 
 

La Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH) y la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC) se manifestaron en contra de la propuesta de reforma hacendaria del gobierno federal porque aumentará el gasto de empresas y afectará las prestaciones de trabajadores.

 
En un documento, los organismos precisan que la propuesta en la ley del ISR propone limitar la deducción de las compañías al 41% de las remuneraciones exentas que otorguen a sus trabajadores, estando sujetos a este límite la previsión social, fondos de ahorro, pagos por separación, gratificaciones anuales, primas vacacionales y dominicales, entre otros.
 

“Considerando la estructura actual de prestaciones de un programa de compensación promedio ofrecido por las compañías a sus trabajadores, el no permitir la deducibilidad del 59% de las prestaciones producirá un incremento estimado en el costo de la nómina de al menos el 8 por ciento”, de acuerdo con el pronunciamiento.
 

La consecuencia de impactar con un incremento de esta magnitud será “pérdida de competitividad del mercado laboral mexicano; reestructuración de la fuerza laboral. Es decir, eliminación de fuentes formales de empleo; incremento en el precio de los bienes y costo de los servicios reflejando la nueva estructura de costos de las compañías”.
 

La Amedirh y Amac coinciden en que ante esta situación, “las compañías pueden decidir dejar de otorgar algunas prestaciones o bien, disminuir los montos y/o los beneficios de sus esquemas de previsión social. Esto claramente iría en detrimento de la calidad de vida de los trabajadores y sus familias e incrementaría la demanda de los servicios que ofrecen la Seguridad Social y el Estado”.
 

Otra opción es que en el mediano y largo plazos, las compañías reconviertan sus programas de beneficios (deducibles sólo al 41%) integrándolos a la compensación gravable (100% deducible); con lo cual no tendrán el aliciente para apoyar e influir en la solución de aspectos tan relevantes como el ahorro para el retiro y la cobertura de distintos riesgos a los que están expuestos los trabajadores como lo son la muerte, la invalidez y la salud.