Economía

Recesión en Brasil superará el 2.0% en 2015, pronostican expertos

Expertos y analistas de instituciones financieras volvieron a rebajar sus previsiones económicas, en un marco de agravamiento de la crisis política y de la desaceleración de la actividad económica en Brasil.
Notimex
24 agosto 2015 9:30 Última actualización 24 agosto 2015 9:30
Brasil. (Reuters)

Brasil. (Reuters)

La recesión de la economía brasileña alcanzará este año el 2.06 por ciento y se extenderá hasta 2016, cuando el pronóstico de los expertos consultados por el Banco Central del país es que la actividad se contraiga 0.24 por ciento.

En el boletín Focus –que semanalmente analiza los datos de la mayor economía de América Latina- un centenar de expertos y analistas de instituciones financieras vuelven a rebajar sus previsiones económicas, en un marco de agravamiento de la crisis política y de la desaceleración de la actividad económica.

Este año la séptima economía del planeta se contraerá 2.06 por ciento, y el próximo 0.24 por ciento, según datos publicados este lunes y que, por sexta semana consecutiva, revisan a la baja los indicadores económicos de Brasil.

La desaceleración de la actividad industrial y del consumo, así como el aumento de la inflación y el desempleo son los factores que determinan estos negativos resultados económicos, según los expertos.

Brasil publicó esta semana sus datos oficiales de evolución del Producto Interno Bruto (PIB) para el segundo trimestre del año, y datos preliminares del Banco Central señalan que en el primer semestre el país vivió una contracción del 2.49 por ciento y la recesión se aceleró en el segundo trimestre.

A este frenazo de la actividad económica –que provocó un repunte del desempleo, que se sitúa actualmente en el 7.4 por ciento- se suma la alta de los precios por una inflación que no logra ser frenada, a pesar del aumento continuado de las tasas de interés por la autoridad monetaria.

En 2015 se espera que el aumento de los precios se sitúe en el 9.29 por ciento, muy por encima del 6.5 por ciento de techo máximo establecido por el gobierno de Dilma Rousseff, y en el próximo año la inflación debería alcanzar el 5.50 por ciento.

La crisis política derivada de los escándalos por la corrupción en la petrolera Petrobras y por la falta de apoyos políticos de Rousseff en el poder legislativo –además de las tres manifestaciones nacionales para pedir su dimisión- son también elementos considerados por los analistas en sus previsiones para Brasil.