Economía

Reaccionan con entusiasmo mercados a decisión de la Fed

10 febrero 2014 4:18 Última actualización 18 septiembre 2013 13:55

[La Bolsa Mexicana pasó de perder 0.09 por ciento antes del anuncio de la Fed a ganar 0.97 por ciento. / Cuartoscuro]  


 

Felipe Sánchez
 
 
El anuncio de la Fed respecto a su política monetaria, en la cual mantuvo sin cambios el monto del plan de compra de bonos de 85 mil millones de dólares, impulsó a los mercados.
 
En realidad los inversionistas habían descontado ya un ajuste por alrededor de 10 mil millones de dólares y se esperaba que los miembros del Comité de Mercados Abiertos aprevecharían lo que los mercados ya habían descontado, sin embargo, los datos económicos recientes fueron mixtos, por lo que, en estricto sentido, no se justificaba en los hechos que la Fed realizara el recorte.
 
Para los mercados, por lo pronto son buenas noticias, ya que la liquidez seguirá fluyendo a raudales.
 
Minutos antes al anuncio que se dio a las 13 horas de México, la bolsa de México disminuía 0.09 por ciento, pero en estos momentos avanza 0.97 por ciento, a 41 mil 539 unidades.
 
En la NYSE, el promedio Dow Jones aumenta 0.82 por ciento, minutos antes del anuncio subía 0.23 por ciento, mientras que el promedio S&P 500, que declinaba 0.11 por ciento, ahora gana 0.88 por ciento.
 
En el mercado Nasdaq se reportaba una baja de 0.16 por ciento y, en estos momentos, presenta un alza de 0.66 por ciento. 
 
Se desinflan réditos de bonos en EU
 
La decisión de la Fed de no reducir el monto de compras de bonos, el cual se encontraba ya plenamente incorporado en las cotizaciones de los bonos gubernamentales, probablemente el mercado más sensible a cambios en las condiciones monetarias, sorprendió a los participantes, quienes entraron confiadamente a comprar bonos, elevando sus precios y recortando sus rendimientos.
 
Así, la nota del Tesoro a plazo de 10 años se cotizó al cierre en 2.708 por ciento, una contracción espectacular de 14.5 puntos base con respecto al 2.853 por ciento del martes.
 
Además de que la Fed no restringió la liquidez, la medida implica que la economía no está todavía lo suficientemente sólida como para comenzar a retirar los estímulos.