Economía

¿Quién ganó y quién perdió en la economía mundial en 2015?

El desplome de precios de productos básicos debilitó la economía de mercados emergentes como Brasil y Rusia, mientras que el crecimiento en el número de empleos en EU provocó que la Fed ajustara su política monetaria por primera vez desde 2006.
Bloomberg
30 diciembre 2015 12:44 Última actualización 30 diciembre 2015 12:44
ME. Detrás del alza del dólar.

ME. Detrás del alza del dólar.

Cuando se calculen las cifras finales, el 2015 probablemente contará como otro año decepcionante para el crecimiento global.

El desempeño fue débil a pesar de que los bancos centrales continuaron inyectando liquidez, los precios del petróleo se desplomaron de nuevo y la inflación fue moderada.

También fue un año de desempeños divergentes. Mientras que el desplome de los precios de los productos básicos opacó a grandes mercados emergentes como Brasil y Rusia, otras economías emergentes como India y Vietnam sorprendieron con alzas. En el mundo desarrollado, el robusto crecimiento de los empleos en Estados Unidos provocó que la Reserva Federal ajustara su política monetaria por primera vez desde el 2006, mientras que el pesimismo que rodea a Canadá se intensificó.

Con el año llegando a su fin, aquí presentamos a algunos de los ganadores y perdedores:

DESEMPEÑO MIXTO:

Entre las economías desarrolladas, los países europeos más pequeños estuvieron entre los que registraron un mejor desempeño. La economía de Irlanda creció en un 7 por ciento en el tercer trimestre – más rápido que China – y muy superior al crecimiento del 1.6 por ciento de la zona euro en el mismo periodo.

En cambio, el panorama fue más moderado en Finlandia. El miembro ubicado más al norte de la zona euro, quien fuera uno de los críticos más francos de Grecia durante las negociaciones de rescate financiero por la crisis, está sufriendo debido a las dificultades que enfrentan los principales sectores tales como las papeleras y la electrónica de consumo. La débil demanda por exportaciones desde Rusia también se ha visto afectada.

En el mundo de los mercados emergentes, quienes más destacaron fueron Vietnam y Tanzania, y a la espera está China. Incluso tras el desplome de 5 billones de dólares en el mercado bursátil y lo que se inclina a ser el ritmo de crecimiento más lento en 25 años, el crecimiento del producto interno total de China se mantiene relativamente sólido en comparación con sus pares.

La economía de la India también creció más rápido de lo previsto en el tercer trimestre cuando el PIB aumentó en un 7.4 por ciento interanual, después de haber registrado un aumento del 7 por ciento en el trimestre anterior.

Entre los países que registraron el peor desempeño se incluyen los sospechosos de siempre. Rusia está en camino a experimentar su desplome más largo en dos décadas por los precios más bajos del petróleo. Brasil se ha visto acosado por la caída de los productos básicos, la agitación política, un escándalo de corrupción y el incremento del déficit presupuestario. Goldman Sachs Group Inc. advirtió que el país está hundiéndose “en una total depresión”.

Uno de los grandes ausentes de la lista es Venezuela: eso porque el banco central no ha publicado los datos del PIB correspondientes a este año.

MENCIÓN ESPECIAL:

Japón recibe una mención especial por la recesión que nunca fue. Una revisión de los datos reveló que el PIB se expandió en el tercer trimestre en vez de contraerse como se pensó en un principio, por lo que la tercera economía más grande del mundo evitó una segunda recesión en tres años. Algunos economistas dicen que el desempeño muestra que la economía de Japón se encuentra en general en camino de mejorar, aun cuando siguen existiendo importantes desafíos.

Empleos: Fuera de las cifras del PIB, los datos de empleo en todo el mundo muestran un panorama mixto.

Las tasas de desempleo más bajas se encuentran en países como Japón y Suiza, o Tailandia y Singapur, pero Europa occidental sigue siendo azotada por los altos niveles de desempleo. Cifras de desempleo de dos dígitos en lugares como Grecia y España recalcan los desafíos futuros.