Economía

Queso salva demanda
de leche...en EU

Aunque en Estados Unidos la población ha ido reduciendo su consumo de leche en las últimas décadas, el de queso en los dos últimos años ha sido el mayor desde el 2000.
Bloomberg
13 enero 2017 0:4 Última actualización 13 enero 2017 5:5
queso

(Bloomberg)

A los estadounidenses les gusta el queso, pero a lo mejor no tanto como a los productores lácteos.

Incluso después de que la gente haya ido recortando su uso de la leche durante décadas (como consecuencia de más opciones para beber como los zumos, refrescos y bebidas energéticas), las vacas estadounidenses están produciendo más que nunca.

Aunque la sobreoferta ha erosionado los precios de los productos lácteos, el sector está recibiendo el impulso de la demanda de otros productos relacionados altos en grasa, que han dado al mundo creaciones como la Pizza Rellena de Queso a la Parrilla y que han llevado a McDonald’s Corp. a empezar a usar mantequilla en sus McMuffins de huevo en lugar de margarina.

El salto en el consumo total de queso nacional a lo largo de los últimos dos años ha sido el mayor desde 2000, y los estadounidenses consumen su media más alta desde que el gobierno comenzó a recoger datos en 1975.


La demanda de mantequilla también ha crecido, y se esperan mayores ganancias este año. La subida de las ventas ha ayudado a impulsar los precios en caída de la leche en Estados Unidos, en un momento en que los excesos de producción han llevado a recortes forzosos de la producción en la mayoría de los principales exportadores del mundo.

“Estamos asistiendo a una mayor tendencia al consumo de queso en las dietas diarias de la gente”, explica Matt Mattke, director del equipo consejero Market360 Dairy en Stewart-Peterson Group en West Bend, Wisconsin. “Dentro del mercado de bebida, hay muchas más opciones. Pero no puedes sustituir el queso en una pizza”.

MENOS LECHE
El consumo nacional de leche líquida ha bajado a lo largo de seis años seguidos, y se prevé que vuelva a caer en 2017, según un informe del Departamento de Agricultura de EU (USDA, por sus siglas en inglés) el mes pasado. De media, los estadounidenses beben en torno a 155 libras (70 kilogramos) cada uno anualmente, un tercio menos que en 1980. Al mismo tiempo, la producción ha alcanzado un récord por séptimo año consecutivo y probablemente volverá a subir este año, según el gobierno.

Parte de esa brecha está siendo compensada por el consumo nacional de queso, que ha alcanzado un récord de 5.35 millones de toneladas métricas en 2016, un 7.6 por ciento más con respecto a dos años antes, según el USDA. De media, los estadounidenses consumen 35 libras por cabeza anualmente, dos veces más que en 1980. El empleo de mantequilla alcanzó un récord de 870 mil toneladas el año pasado, y se prevé que suba un 8 por ciento en 2017, según el gobierno.

Esto ha ayudado a revivir los precios. Después de alcanzar un mínimo en seis años en mayo, los futuros de leche de clase III, la variedad para hacer queso, acabaron el mes a 17.39 dólares por 100 libras en la Bolsa de Valores de Chicago, una ganancia de 26 por ciento en el año.