Economía

¿Qué petroleras sobrevivirán al colapso de los petroprecios?

Según la agencia calificadora Moody’s, la resistencia de las empresas dependerá de en qué fase de su ciclo de gasto se encuentren mientras continúan bajos los precios del petróleo.
Reuters
10 marzo 2015 13:30 Última actualización 10 marzo 2015 13:30
Exxon Mobil

(Foto: Bloomberg/Archivo)

LONDRES. - Las dos empresas petroleras más grandes del mundo, Exxon Mobil y Royal Dutch Shell, podrían resistir el colapso del precio del petróleo mejor que sus rivales, ya que están cerca de terminar costosos proyectos de inversión mientras que otros deben seguir gastando.

La reducción de los precios del petróleo desde junio del año pasado ha desatado una carrera para recortar costos en todo el sector. Pero dependiendo de en qué fase de su ciclo de gasto se encuentren, para algunas empresas será más fácil hacer esos recortes.

"Ambos (Exxon y Shell) ya habían entrado en una fase de menor gasto, con grandes proyectos por terminar y cuyo funcionamiento iniciaría en los próximos dos años", señaló la agencia calificadora Moody’s en un informe.

Exxon inició ocho grandes proyectos de producción de petróleo y gas el año pasado en lugares que van desde Papúa Nueva Guinea hasta el Golfo de México y Abu Dhabi.

Shell comenzó la creación de cuatro grandes empresas el año pasado en los campos petroleros de Cardamomo y Marte B en el Golfo de México, así como en otros campos petroleros de Nigeria y Malasia.

Como resultado, Exxon, la petrolera más grande del mundo que cotiza en la bolsa, fue capaz de recortar su gasto en proyectos en un 11 por ciento, sin causar un impacto significativo en su producción.

Shell, la segunda más grande petrolera, optó por un recorte de 15 mil millones de dólares en los próximos tres años, y mantuvo su gasto de capital para 2015 en 35 mil millones de dólares, lo que tampoco afectará su producción.

Chevron y Total, por el contrario, que se encuentran en medio de grandes ciclos de gasto, tendrán que recurrir a más deuda con el fin de mantenerse a flote, señaló Moody 's.

En el caso de BP, a pesar de la reducción de costos, empleos y salarios, todavía se enfrenta a importantes gastos relacionados con el derrame de petróleo ocurrido en 2010 en el Golfo de México.