Economía

PwC da primer paso con datos sobre salarios

La firma se anticipó a sus competidores Deloitte y EY en la publicación de los salarios de sus empleadas y empleados, ante la exigencia en el Reino Unido de difundir esta información, que entrará en vigor el próximo año.
Bloomberg
03 julio 2017 0:5 Última actualización 03 julio 2017 5:5
Libras esterlinas. (Bloomberg)

Libras esterlinas. (Bloomberg)

Ante la reciente ley en Reino Unido que exige a las empresas hacer público el salario de sus empleados y empleadas, PwC sacó ventaja sobre sus rivales, Deloitte y EY, al convertirse en la primera de las tres en divulgar sus estadísticas, casi un año antes del plazo fijado por el Gobierno y convirtiéndose en la empresa privada más grande en hacerlo.

PwC, que emplea a más de 19 mil personas en Reino Unido, informó el jueves pasado que las mujeres de la firma ganan en promedio 13.7 por ciento menos que los hombres y mucho menos en bonificaciones: 37.5 por ciento. Esta diferencia se debe en gran parte al predominio de los hombres en los cargos superiores, dijo en un comunicado Laura Hinton, directora de personal de PwC, y es más baja que la brecha de 15 por ciento informada por la empresa el año pasado.

“Estamos comprometidos a crear una empresa inclusiva, justa y diversa, y combatir las causas subyacentes”, señaló.

Ante el hecho, Andrew Chamberlain, jefe del área económica de Glasdoor, un sitio de búsquedas laborales advirtió que con la difusión de los datos se buscaba minimizar cualquier riesgo. “(Con la anticipación) PwC puede controlar el mensaje”, afirmó.

Su rival Deloitte todavía no ha revelado sus estadísticas al Gobierno, pero justo el año pasado la empresa afirmó que su diferencia salarial de género era de 16.8 por ciento, frente a 17.8 por ciento de un año antes.
Analizando a trabajadores con niveles parecidos, la diferencia salarial ascendía a 1.8 por ciento el año pasado, frente a 1.5 por ciento en 2015.

EY no dio cifras sobre la diferencia salarial de género en Reino Unido, pero planea publicarlas antes del plazo fijado, según un portavoz de la empresa.

CUESTIÓN DE MARCAS

Para Chamberlain, la brecha salarial tiene un gran efecto en el atractivo de la empresa para los potenciales candidatos, especialmente los más jóvenes. “Tener o no una diferencia salarial de género hace (la diferencia en) la marca del empleador”, dijo.

En Estados Unidos, el 60 por ciento de los empleados encuestados por Glassdoor dijo que no trabajaría para una compañía que presentara disparidades en las sumas pagadas a hombres y mujeres, explicó.
Todas las empresas compiten por talentos, pero las grandes consultoras figuran entre los empleadores del sector privado más grandes del mundo. Contratan a miles de personas por año y luchan por distinguirse unas de otras.

De acuerdo al ranking de los Empleadores más Atractivos del Mundo 2017, publicado la semana pasada por la consultora Universum, esas empresas ocuparon el cuarto, quinto y sexto puesto entre los empleadores favoritos de los universitarios recién egresados en el mundo. EY se fue a la cabeza, seguida por PwC y Deloitte; y todas por debajo de Google, Goldman Sachs y Apple, que ocuparon el primero, segundo y tercer lugar, respectivamente.

En PwC, las cifras sobre diferencias salariales exponen cómo las mujeres se concentran en la base de la corporación. Sólo el 18 por ciento de los socios son mujeres. La empresa está intentando aumentar esos números mediante los llamados “regresos” (returnships) para las mujeres que vuelven de una licencia extendida, programas de tutelaje y la promulgación de objetivos de presencia de mujeres en los cargos sénior. Ajustando según el nivel de empleo, la brecha salarial por género se reduce a 2.9 por ciento.