Economía

Puerto Rico no puede pagar deuda y pide ayuda a EU

Debido a que el gobierno de Puerto Rico no pudo efectuar este lunes un pago de 370 millones de dólares de deuda, el mandatario de ese territorio de EU, Alejandro García Padilla, solicitó la ayuda del Congreso estadounidense.
AP
02 mayo 2016 20:31 Última actualización 02 mayo 2016 20:31
Alejandro García Padilla. (Reuters)

El gobernador dijo que su peor enemigo ahora es la política. (Reuters)

SAN JUAN, Puerto Rico.- El gobierno de Puerto Rico anunció que su incapacidad de pagar una deuda de 422 millones de dólares en bonos es sólo el comienzo si el Congreso estadounidense no toma acción pronto para resolver la situación.

El territorio estadounidense no pudo hacer un pago de 370 millones de dólares que vencía este lunes, el tercero y el mayor desde el 2015. El gobernador Alejandro García Padilla advirtió que una falta aún mayor podría ocurrir el 1 de julio si el Congreso no restaura la capacidad del territorio de reestructurar su deuda bajo el Capítulo 9 de la ley de quiebras.

García culpó a la influencia política de los fondos de inversiones a los que calificó de "buitres", por el hecho de que Congreso se fue a su receso la semana pasada sin decidir sobre la medida, que estaba en comité.

El gobernador dijo que su peor enemigo ahora es la política.

Puerto Rico ordenó el domingo suspender los pagos de deuda del Banco Gubernamental de Fomento para Puerto Rico. La medida seguramente provocará demandas de acreedores y podría ser augurio para una moratoria mucho mayor el 1 de julio.

El gobernador enfatizó que es imposible hacer esos pagos sin privar a los habitantes de la isla de servicio públicos básicos.

Las autoridades de la isla estuvieron todo el fin de semana tratando de negociar un acuerdo que evitara la omisión de pagos, pero al parecer no lo lograron. Entretanto el Congreso en Washington hasta ahora no ha aprobado una propuesta que permita a Puerto Rico reestructurar su deuda.

García enfatizó que hubiera preferido tener un marco legal para poder reestructurar el monto adeudado de una manera ordenada.

Los expertos vaticinaron que la omisión de pagos anunciada probablemente no afectará mucho al mercado de bonos. La mayoría de los fondos de inversiones ya se han deshecho de la deuda puertorriqueña, aunque unos pocos siguen expuestos y podrían correr peligro.