Economía
entrevista
Roberto Díaz Ruiz, presidente de Canacar

Proyectan marchar
sobre ruedas en el sexenio

El presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, perfiló buenas noticias para los transportistas mexicanos.
Luisa González
23 marzo 2014 21:3 Última actualización 24 marzo 2014 5:0
Etiquetas
Roberto Díaz

Roberto Díaz, presidente de la Canacar./(Braulio Tenorio)

CIUDAD DE MÉXICO.- Roberto Díaz Ruiz, presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar) dijo en entrevista con EL FINANCIERO que la edad del parque vehicular en el país bajará de 17.5 a 10 años en promedio con las inversiones que se proyectan en este sexenio, siempre y cuando se eleven los estimulos fiscales para ‘chatarrizar’ las unidades viejas.

__ ¿Por parte de todo el sector?
__ Particularmente de los socios de la Canacar. Nosotros nos comprometimos ante el presidente Enrique Peña Nieto a comprar en los 5 años que restan de su administración 70 mil camiones nuevos si se echaba a andar nuestra propuesta pronto. Con esa sola cantidad podría bajarse casi a la mitad la antigüedad actual del parque vehicular.

__ ¿Cuál sería el impacto en el hombre-camión y pequeños transportistas que, según cifras oficiales, representan el 97.7 por ciento del total y el mayor porcentaje de obsolescencia de la flota?
__ Si, como queremos, el estímulo fiscal sube a 250 mil pesos y es de dos a uno, esto es, que se reciba dos unidades viejas por una nueva, se aceleraría su modernización. Pongamos de ejemplo la unidad que, por convenio, está fabricando Navistar, de 89 mil dólares, bien equipada pero sin lujos, modelo austero.

En una relación de dos a uno, el hombre-camión, que regularmente no tiene acceso a crédito, estaría pagando, y podría hacerlo, prácticamente el 50 por ciento del costo; o bien podría llevarse una seminueva, de cuatro o cinco años de antigüedad, que ahorita ha de andar entre 500 y 600 mil pesos.

__ La Canacar y la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones advirtieron que la importación de camiones usados comenzaba a superar el número de unidades vendidas en México, ¿Es así?
__ Así lo indican las cifras de enero de este año. Globalmente, se tiene que por cada nueve vendidas por agencias en México, producidas en el país, entran diez usadas desde Estados Unidos, obsoletas en alto porcentaje, que van a parar regularmente al hombre-camión y pequeñas empresas. Históricamente nunca había ocurrido.

Esos camiones que entran medio derechos o medio chuecos representan fuga de divisas para el país y riesgos potenciales para la cadena productiva, que engloba casi 700 mil trabajadores. Los productores tienen razones de sobra para pegar el grito en el cielo.

__ ¿Mayor estímulo fiscal acotaría esa tendencia y apuntalaría esfuerzos de chatarrización?
__ Creemos que un mayor estímulo fiscal revertiría tendencias de envejecimiento; que abonaría a propósitos de renovación. En Colombia, donde también hay un programa para chatarrizar, les están dando 35 mil dólares por unidad, alrededor de 455 mil pesos; quiere decir que con un camión viejito, el transportista está dando casi el 50 por ciento de uno nuevo.

Ahí está siendo muy exitoso y nosotros queremos que pase lo mismo en México. Resumiendo, hemos hecho equipo y apostamos a que nuestra propuesta ayude a contrarrestar la entrada de chatarra y haga más competitiva nuestra flota, sin contar otros beneficios a la cadena productiva. Lo ideal sería que el mercado se modernice con unidades nuevas, preferentemente fabricadas en el país.

__ ¿Siguen viendo lejano que Estados Unidos cumpla con lo pactado?
__ Lo que hoy se ve lejano creo que pudiera acercarse en el curso de la negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífico. Estados Unidos figura como un país que no cumple a cabalidad con acuerdos comerciales y su interés en que culmine y se firme ese tratado podría presionarlo para que abra finalmente su territorio y elimine restricciones al transporte mexicano. Sería muy ventajoso para nosotros y contribuiría también a acelerar la modernización de nuestra flota.

__ ¿Los transportistas mexicanos están preparados para aprovecharlo y competir en esas condiciones?
__ En condiciones de reciprocidad el sector puede competir de tú a tú con los estadounidenses y amarrar un mercado de ida y vuelta que podría multiplicar geométricamente los cruces transfronterizos y el movimiento de mercancías por carretera.

Tenemos un alto porcentaje de obsolescencia, pero también un alto número de empresas medianas y grandes que traen alrededor de un 40 por ciento de unidades de primera generación, con antigüedad menor a cuatro años o por abajo del promedio de seis registrado en Estados Unidos. En términos de parque, medianas y grandes representan actualmente cerca de 150 mil unidades.

Esos camiones que entran medio derechos o medio chuecos representan fuga de divisas para el país y riesgos potenciales para la cadena productiva