Economía

Proponen emprendedores reducir hasta 50% costos de viajes

La propuesta de la plataforma de turismo SegundoHogar.com es ofrecer inmuebles en renta en los principales destinos turísticos del país para familias completas.
Darinka Rodríguez
18 noviembre 2014 14:31 Última actualización 18 noviembre 2014 14:32
turistas gringos

(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Evitar que ‘le vean la cara de turista’ a los usuarios al momento de realizar un viaje es la propuesta de la plataforma de turismo SegundoHogar.com, cuyo negocio es ofrecer inmuebles en renta en los principales destinos turísticos del país para familias completas y a un costo hasta 50 por ciento menor que si se hiciera en un hotel.

Diego Noriega, fundador de esta iniciativa mencionó que este portal ya se encuentra en operación en México desde junio y en Argentina desde el año pasado y ofrece inmuebles en renta para los viajeros desde 300 pesos por persona y hasta 3 mil dólares en el caso de los inmuebles de lujo.

“En 2015 México será el principal país de SegundoHogar.com, y cambiar la forma en que las familias viajan por Latinoamérica”, dijo en conferencia de prensa.


De acuerdo con la plataforma, esta industria tiene un valor 10 mil millones en la región en su modalidad offline. De ellos, el 30 por ciento se hace bajo la modalidad de renta de propiedades y el 70 por ciento en alojamiento en hoteles, por lo que pretenden simplificar la manera en que se busca y encuentra alojamiento y que en efecto, sea como una segunda casa para el viajero.

Roberto Álvarez Cadivieco, gerente para México de la plataforma indicó que en México se tienen alrededor de 5 mil propiedades y se pretende que se dupliquen para el 2015. “En México la propiedad típica tiene dos o tres habitaciones para seis o más personas, lo que equivale en precio a una habitación de hotel para dos personas”, dijo.

De acuerdo con los directivos, pretenden llegar a las cien mil consultas en el portal y ayudar a las familias a economizar al mismo tiempo que los propietarios de un inmueble pueden sacarle provecho a un bien que suelen ocupar sólo dos o tres veces al año.