Economía

Producción industrial reporta la peor caída en 4 años

La actividad industrial de México cayó 1 por ciento en julio contra el mes previo, su peor caída mensual desde mayo de 2015, y tuvo un declive de 1.6 por ciento a tasa anual, de acuerdo con cifras del Inegi.
Thamara Martínez
11 septiembre 2017 9:34 Última actualización 12 septiembre 2017 5:5
OBra

La construcción fue el principal sector que influyó en la caída del índice. 

La producción industrial de México durante julio de 2017 reflejó la más grande contracción para la industria desde junio de 2013, es decir, poco más de cuatro años.

Respecto al año pasado el índice de actividad industrial descendió 1.5 por ciento en cifras desestacionalizadas.

Con la lectura más reciente del indicador además se logran hilar dos meses de caídas anuales consecutivas. También, se advierte que mes con mes la producción industrial se redujo en 1 por ciento, cifra que enmarca la mayor pérdida en alrededor de dos años.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el sector que ha lastrado de forma más significativa el desempeño de la industria es la construcción. Segmento que se ha visto limitado por el recorte al gasto público por parte del Gobierno federal, que ha minimizado las obras de infraestructura.

De igual forma, la incertidumbre que se ha generado en torno al futuro de la relación comercial entre Estados Unidos y México ha provocado que algunos proyectos de inversión se pospongan hasta conocer los sectores de actividad que se modificarán en la renegociación del TLCAN.

Por lo anterior, la construcción descendió en producción 2.1 por ciento en comparación con junio. Que señala la baja más importante para el sector en cerca de año y medio. A tasa anual el descenso llegó a 2.9 por ciento, que representa su mayor contracción en casi tres años y medio.

La minería fue el segundo sector de mayor afectación, con una pérdida mensual de 1.4 por ciento, que se traduce en una baja anual de 8.7 por ciento. Además, las actividades de generación y transmisión de agua, gas y electricidad, disminuyeron 0.3 por ciento; que lleva a un descenso de 2.9 año contra año.

Por el contrario, mejores resultados se dejaron ver en el desempeño de la rama manufacturera. Luego de dos meses de caídas consecutivas, la industria reflejó un alza mensual de 0.3 por ciento y un incremento anual de 2.7 por ciento.

Janeth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex, señaló que el retroceso de la industria se derivó principalmente de la baja de la minería y la construcción, que continúan desacelerándose, debido a varios factores; uno de ellos tiene que ver con la meta de consolidación fiscal por parte del gobierno, con lo cual muchos de los proyectos de infraestructura se han pospuesto.

De igual forma, la incertidumbre que se ha generado en torno al futuro de la relación comercial entre Estados Unidos y México ha provocado que algunos proyectos de inversión se pospongan hasta conocer los sectores de actividad que se modificarán en la renegociación del TLCAN, explicó la experta.

Ni la manufactura se salva

Los mejores resultados se registraron en la industria manufacturera, con un incremento anual de 2.7 por ciento. Sin embargo, este dato fue el más bajo en siete meses.

“Vimos una desaceleración en el sector de las manufacturas, nos llama la atención la caída tan importante que se observó en el rubro de los productos derivados del petróleo y del carbón, de 22 por ciento, y también la caída importante en la fabricación de productos textiles, excepto prendas de vestir, de 9.5 por ciento”, detalló Quiroz.

En los resultados acumulados entre enero y julio, la producción industrial disminuyó 0.5 por ciento anual, el peor desempeño en cuatro años.

Para analistas de Citibanamex, los resultados apuntan a que será difícil que la industria contribuya positivamente al crecimiento del PIB en lo que resta del año, debido al lastre que representan la persistente caída en la extracción de petróleo y la debilidad en la construcción. “A corto plazo, los resultados imponen un ligero sesgo a la baja para nuestro pronóstico de crecimiento anual del PIB de 2.0 por ciento en el tercer trimestre”, apuntaron en un reporte.

economia