Economía

Problema de Pemex "no es cuánto paga sino cómo lo paga": Fluvio Ruiz

12 febrero 2014 4:39 Última actualización 06 junio 2013 17:41

[Bloomberg] 


Notimex
 
Uno de los problemas de Petróleos Mexicanos (Pemex) no es cuánto paga sino cómo lo paga, pues diario hace aportaciones al fisco por 634 millones de pesos y semanalmente hasta 4,453 millones de pesos conforme a la Ley de Ingresos, lo que le provoca problemas de flujo de efectivo, señaló Fluvio Ruiz Alarcón.

En el marco del encuentro "Empresas petroleras en México: historia y diplomacia", organizado con motivo del 75 aniversario de Pemex, el consejero independiente de Pemex destacó que como consecuencia de ello, la forma en que la paraestatal integra sus impuestos, hace que se incurra en mayores costos financieros.

Destacó que al final de todo, 67.4% de sus ventas totales que concreta la paraestatal va a parar a la hacienda pública.

Ello implica que a pesar de ser considerada la petrolera número 11 del mundo, su crecimiento se vea mermado debido a que la mayoría de sus ingresos pasen a formar parte de 36% del financiamiento del país.

Señaló también que aunque Pemex es la segunda empresa líder en ingresos antes de impuestos, en los últimos 12 años sólo haya reportado resultados positivos en dos.

En ese sentido, subrayó como ejemplo los resultados de 2012, cuando de los 101.9 dólares que promedió el barril durante el año pasado, cerca de 69 dólares pasaron a formar parte de hacienda, sin contar que 3.1 dólares son gastos generales y 23 dólares son costos de venta.

Por ello, insistió en la necesidad de replantear la estructura fiscal que se le hace a la petrolera mexicana, la cual dijo es excesiva si se le compara con otras, como la venezolana PDVSA, que aporta 39% al fisco, Statoil 19% y EcoPetrol 11%.

Reiteró que mientras la compañía siga siendo sujeta a un régimen fiscal tan asfixiante como en el que se encuentra actualmente difícilmente podrá convertirse en una empresa que pueda crecer.

Asimismo, resaltó el hecho de que el régimen de la paraestatal esté compuesto de 20 impuestos y derechos de diversas naturaleza.

Advirtió que sin hacer grandes reformas, bastaría con ajustar algunos parámetros para permitir que los ingresos de Pemex puedan ser reinvertidos en lugar de utilizarlos para pagar subsidios, como en el caso del gas LP.

Indicó que si en lugar de haberle cargado a la compañía el pago de dicho subsidio y éste hubiera sido absorbido desde el presupuesto de Egresos de la Federación, a la paraestatal le hubiera representado un ahorro por cerca de 40 mil millones de pesos.
Insistió por ello en que uno de los cambios importantes es que si se decide subsidiar algún energético, este sea absorbido por el presupuesto de Egresos.

De esta manera, añadió, se podrán hacer inversiones en áreas como la investigación, donde se hace vigente la necesidad de preparar a más personal, si se considera que muchos de los profesionales que laboran actualmente en Pemex en los próximos 10 años estarán en vías de jubilarse.

En concreto, "los retos que tiene Pemex para garantizar su crecimiento están en cambiar su régimen fiscal, contar con autonomía presupuestal y de gestión, invertir en investigación y desarrollo tecnológico, así como fortalecer su infraestructura, entre otros puntos".