Economía

Prevén que Banxico suba tasas de interés antes que la Reserva Federal de EU

Operadores apuestan a que el Banco de México podría no tener más opción que subir su tasa de interés desde 3% este mes si el peso se debilita aún más frente al dólar y afecta la inflación.
Bloomberg
02 septiembre 2015 12:0 Última actualización 02 septiembre 2015 12:0
Banxico

(Bloomberg)

Las autoridades mexicanas han indicado desde hace mucho tiempo que seguirán los pasos de la Reserva Federal de Estados Unidos en lo que respecta a subir las tasas de interés. Ahora los operadores apuestan a que el país latinoamericano podría ser el primero en actuar.

El Banco de México (Banxico) podría no tener más opción que subir su tasa de referencia de 3 por ciento este mes desde el año pasado, luego de que el peso cayera a un bajo nivel récord, dijo Gabriel Lozano, economista jefe para México de JPMorgan Chase Co.

Las permutas indican que los operadores apuestan a un aumento de por lo menos un cuarto de punto para fines del mes próximo por más que los futuros de la Fed muestran que los inversores no incorporan un cambio de la tasa de fondos federales hasta diciembre.

Es todo un cambio en relación con los últimos meses, cuando todo indicaba que México no actuaría hasta que lo hiciera Estados Unidos por temor a perjudicar una expansión interna ya vacilante. Según las minutas de la reunión de junio, la mayor parte de los miembros de la junta de Banxico dijo en esa ocasión que aumentar los costos crediticios con demasiada anticipación podría afectar una economía que ha estado por debajo de los pronósticos de crecimiento en ocho de los últimos 13 trimestres. El banco llegó hasta a reprogramar su reunión de 2015 en julio para coordinar toda medida con una diferencia de días después de un hipotético incremento por parte de la Fed.

“Incluso si la Fed decide postergar, pensamos que Banxico tiene margen para hacer algo antes dado el reciente desempeño de la moneda”, dijo Lozano desde Ciudad de México. “Eso lo cambia todo”.

CAMBIO DE TONO

El peso se debilitó 3.8 por ciento contra el dólar en agosto, la sexta caída mensual consecutiva y la mayor del año. La moneda declinó 1.3 por ciento el martes, a 16.9686, lo que lleva a 13 por ciento el debilitamiento de este año.

Las autoridades del banco central mexicano, que encabeza el gobernador Agustín Carstens, han cambiado de tono en las últimas semanas respecto de la rapidez con que están dispuestas a actuar.

En una entrevista de la semana pasada, Carstens dijo que no descartan subir las tasas primero si el peso más débil parece impulsar la inflación. En la reunión de julio de Banxico, cuando las autoridades votaron no hacer cambios, un miembro de la junta disintió por primera vez desde una reducción de la tasa de junio y votó por un incremento de 25 puntos básicos.

“El peso se ha debilitado mucho”, dijo desde Ciudad de México Alejandro Padilla, jefe de estrategia de renta fija de Grupo Financiero Banorte. “Si la caída sigue acelerándose, podría preocupar al banco central”.

Las permutas de México incorporan un aumento de 0.37 puntos porcentuales de la tasa de referencia para fines de octubre. Es más que los 0.21 puntos porcentuales implícitos a fines de julio. Las permutas de México a dos años, que suben con las apuestas a un aumento de tasas, se encuentran cerca del nivel más alto de los últimos cinco meses, que se alcanzó el 24 de agosto.

Mientras tanto, la sorpresiva devaluación de la moneda china a mediados de agosto, que afectó a los mercados globales, generó especulaciones de que la Fed podría postergar su incremento de la tasa. El banco central de los Estados Unidos redujo su tasa clave a cerca de cero en diciembre de 2008.