Economía

Prevén potenciar
la acuacultura en 2014

Mario Aguilar Sánchez, Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) adimitió que actualmente se aprovecha una mínima parte del potencial acuícola por factores como la caída de la productividad en estas granjas.
Héctor A. Chávez
23 marzo 2014 23:16 Última actualización 24 marzo 2014 5:0
Etiquetas
Peces

México requiere explorar su potencial acuícola./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante 2014 el gobierno federal se ha planteado el compromiso de un proyecto nacional en donde se promoverá la acuacultura con un enfoque productivo.

Entre los ordenamientos de la nueva política acuícola destacan el estudio de los límites y capacidades de recursos nacionales, la capitalización del sector, el desarrollo de la infraestructura a la altura de las necesidades tecnológicas y geográficas, la búsqueda de la incorporación de valor agregado a los productos pesqueros, y el potenciar la acuacultura como una de las grandes industrias nacionales.

Si bien la acuacultura representa sólo 13 por ciento de la producción de pescados y mariscos en el país, en valor significa 40 por ciento del total, lo que habla del potencial que tiene esta actividad, asegura el Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Mario Aguilar Sánchez.

Reconoce que el desarrollo para elevar la producción acuícola dependerá en mucho de factores como la inversión que se haga, y un mayor impulso a otras especies como la tilapia que tienen un alto valor nutricional y reproductivo.

El responsable de la política pesquera del país admite que actualmente se aprovecha una mínima parte del potencial acuícola, debido a los “cuellos de botella”, entre ellos la caída de la productividad de los centros acuícolas, que ha disminuido de 150 millones de larvas a sólo 30 millones, debido a que de los 51 centros que existen en México menos de 50 por ciento son eficientes.

“Necesitaríamos tener unos 15 o 20 pero estratégicamente ubicados y diversificados y con eso podemos producir las semillas juveniles que se requieren”.

Por otra parte se reconoce que el alimento es uno de los insumos más caros que se tienen, por lo que se requiere crear condiciones económicas asociadas a la productividad. El principal reto está en mejorar el marco normativo que actualmente desincentiva la producción acuícola y en este entran temas como los de costos del agua y de electricidad.

INSUFICIENTES RECURSOS

No obstante este año se tienen planeadas inversiones por sólo 50 millones de pesos para rehabilitar los centros acuícolas, que si bien serían insuficientes por mucho, permitirían iniciar el aprovechamiento hasta de tres ciclos productivos a lo largo del año en algunas zonas del país.

El objetivo es que al término de la presente administración al menos se logre una producción de 400 mil toneladas de productos derivados de la acuacultura y con ello elevar el consumo per cápita que actualmente es de sólo 9 kilos, mientras que la media mundial es de 18 kilos por persona al año.

El país posee un litoral de 11 mil 592 kilómetros y 6 mil 500 kilómetros cuadrados de aguas interiores, es decir, cuenta no sólo superficie de agua dulce sino también la parte marina en donde se puede llevar a cabo este tipo de actividades, sin embargo, la acuacultura se limita a especies como camarón, ostión y trucha cuando existen muchas más que no han sido domesticadas y que pueden ser muy productivas.

Se dice que por sus variados climas y diversidad geológica, en México se podría desarrollar un potencial para el cultivo de diversas especies de peces, moluscos y crustáceos, pero se requiere de nuevas tecnologías para contribuir con el desarrollo de la acuicultura nacional, y el desarrollo sustentable de los ecosistemas naturales.