Economía

Préstamos caros, principal amenaza para crecimiento de España

El costo de endeudamiento que asumen las empresas españolas es hasta tres veces más del que deben pagar las alemanas, lo que les genera pérdida de competitividad en la región y pone en duda la capacidad de crecimiento de la economía ibérica.
Bloomberg
11 julio 2014 19:36 Última actualización 13 julio 2014 5:0
[Banco Central de España. Bloomberg] España, Italia, Irlanda y Gran Bretaña figuran como los más afectados. 

Los bonos del gobierno español tienen un rendimiento de 2.76 por ciento, mientras que los alemanes pagan 0.21 por ciento. (Foto: Bloomberg)

Las compañías de España tienen que pagar tres veces más para tomar préstamos que sus pares alemanes, lo que podría sofocar una recuperación económica necesaria para dar empleo a una de cada cuatro personas en busca de trabajo.

Tras ajustar por la inflación prevista, los bancos españoles cobraron 4.20 por ciento por los préstamos a más de un año en mayo, apenas por debajo de un récord de la era euro de 4.39 por ciento en abril, según los cálculos de Bank of America Merrill Lynch basados en datos del Banco Central Europeo. Las instituciones de préstamo de Alemania pedían 1.51 por ciento.

Los altos costos reales de endeudamiento podrían obstaculizar las inversiones que se necesitan para impulsar una economía que se está recuperando de una caída de seis años, resolver el déficit de presupuesto y crear empleo. El stock de préstamos para las compañías no financieras y los hogares en España se reduce al doble del ritmo de 2011, cuando Mario Draghi se hizo cargo del BCE.

“Las instituciones de préstamo de la periferia todavía ven un riesgo crediticio significativo”, explicó Stefano Loreti, socio de Hayfin Capital Management LLP, que administra unos 5 mil millones de euros (6 mil 800 millones de dólares) de activos, que incluyen préstamos españoles. “Es un poco pronto para decir que hemos dejado atrás la crisis”.

Los bonos del gobierno español a diez años, referencia para los costos de endeudamiento de las compañías, rinden 2.76 por ciento después de descontar la inflación, de acuerdo con los datos de Bloomberg. Los bunds alemanes equivalentes pagan 0.21 por ciento. La brecha de 2.5 puntos porcentuales se compara con un promedio de 1.6 puntos desde que estalló la crisis financiera mundial en 2007.

LAS MEDIDAS DEL BCE

Draghi aplicó una serie de medidas sin precedentes el mes pasado, entre ellas una tasa para depósitos negativa y préstamos de largo plazo para los bancos dispuestos a aumentar el crédito a las empresas y los hogares. También dijo que la compra de activos con dinero recién creado sigue siendo una opción si se presentara una deflación.

La perspectiva de flexibilización cuantitativa, que por primera vez se insinuó en abril, ha contribuido a cerrar parcialmente la brecha entre los costos de endeudamiento reales de España y Alemania, aunque la reducción en parte se ha revertido.

PÉRDIDA DE COMPETITIVIDAD

Los bonos portugueses a diez años subieron 19 puntos básicos a 3.83 por ciento, por encima del 3.64 por ciento de ayer, según datos de Bloomberg. La prima de riesgo que exigen los inversores para poseer deuda del país periférico se elevó luego de que una división de Espirito Santo Financial Group SA ayer dijera que había demora en los pagos de parte de la deuda de corto plazo.


Más de un año después que la zona euro salió de su recesión más larga y con las tasas de interés cerca de cero, el BCE con sede en Fráncfort todavía debe vérselas con una inflación inferior a la meta y trata de reactivar la demanda.