Economía

Presiones financieras seguirán, pese a menor uso de reservas: IMSS

En su comparecencia en el Senado, José Antonio González, director del instituto, señaló que pese a que en 2013 redujo su déficit a 12 mil millones de pesos, las presiones financieras sobre el IMSS continuarán. 
Zenyazen Flores
23 octubre 2014 18:44 Última actualización 23 octubre 2014 19:4
imss

José Antonio González Anaya compareció ante la Comisión de Seguridad Social del Senado. (Tomado de @Tu_IMSS)

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) logró reducir en 2013, por primera vez, el uso de reservas financieras que utiliza para cumplir sus obligaciones de otorgar servicios de salud a los derechohabientes y, a nivel interno, con el Régimen de Jubilaciones y Pensiones (RJP), el instituto va a continuar con presiones en sus finanzas.

“Hacia adelante, las presiones en el gasto de salud por las transiciones demográficas y epidemiológicas que van a continuar, van a seguir presionando los servicios y las finanzas de la institución, por lo cual tenemos que seguir tomando decisiones difíciles y estructurales para institucionalizar los cambios que hemos empezado”, advirtió José Antonio González Anaya, director general del IMSS.

Al comparecer ante la Comisión de Seguridad Social del Senado con motivo de la glosa del Segundo Informe del Gobierno, el funcionario indicó que en 2012 reportó un déficit anual de 24 mil millones de pesos, pero al cierre del 2013, ese déficit se redujo en la mitad, al pasar a 12 mil millones de pesos.


Resaltó que esa reducción del déficit es quizá una de las transformaciones financieras “más importantes” que ha ocurrido en últimos años en la institución, lo que se consiguió –además- sin que se elevaran las cuotas obrero patronales, lo que sí se incrementó fue la base de trabajadores, que en septiembre superó los 17 millones de cotizantes.

Sin embargo, “nos hace falta mucho por hacer pese a que estas cifras son alentadoras, no puedo sobre enfatizar de que nos hace falta mucho por hacer, hemos llegado a un punto de inflexión, un punto en el cual frenamos deterioro financiero, pero seguimos teniendo un déficit considerable que sigue siendo de 12 mil millones de pesos”.

González Anaya aclaró que la reducción del déficit no es un fin, sino que es un medio para hacer “espacios financieros” que permitan dar sustentabilidad financiera al IMSS, pues en la medida en que se esté en una posición más sólida se tendrá mayor alcance en los objetivos del instituto.