Economía

Presión económica para China persistirá durante 2015: primer ministro

China reportó que en 2014 su crecimiento se desaceleró a 7.4 por ciento en 2014; por ello el primer ministro Li Keqiang, indicó que el país continuaría enfrentando este año la presión bajista.
Reuters
21 enero 2015 17:2 Última actualización 21 enero 2015 17:3
Plaza de Tiananmen

Plaza de Tiananmen. (Reuters)

DAVOS.- El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo hoy que la desaceleración económica del gigante asiático refleja las condiciones mundiales y prometió que continuaría con importantes reformas para impulsar las perspectivas de crecimiento.

Li dijo en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, que China -golpeada por una crisis de la vivienda, una débil inversión y bajo crecimiento de la manufactura- continuaría sintiendo la presión bajista en el 2015.

China, la segunda mayor economía del mundo, anunció el lunes que el crecimiento se desaceleró a un 7.4 por ciento en el 2014, levemente por sobre las expectativas del mercado, con una expansión de 7.3 por ciento en el cuarto trimestre.


"La economía de China ingresó a un periodo de nueva normalidad", dijo Li. "La nueva situación ha hecho más necesaria la reforma estructural. El ajuste (económico) en China refleja la economía mundial".

Reformas planeadas incluyen liberalizar la economía local y abrir el país aún más al resto del mundo, aseguró Li. "Necesitamos utilizar apropiadamente la mano del Gobierno y el mercado (...) (y) dejar que el mercado tome un rol decisivo", afirmó.

Li agregó que Pekín alentaría el emprendimiento y la innovación, que dijo podrían "ofrecer una fuerte inagotable de creatividad y riqueza" y una "mina de oro" que pueda aprovechar el país.

La política fiscal, los impuestos, el tipo de cambio y los mercados financieros serán reestructurados, aseguró el primer ministro, por lo que afirmó que "China seguirá moviéndose en el camino de la reestructuración con gran determinación".

Li aseguró que su país no intenta competir con otras naciones por una supremacía y que las hostilidades regionales deben ser resueltas a través de los canales políticos.