Economía

Presenta OCDE estrategia para adopción de BEPS en países desarrollados

La estrategia radica en mayor participación en la toma de decisiones, redes regionales para difundir información y desarrollo de herramientas para prácticas relacionadas con el Proyecto de Acción Contra la Erosión de la Base Gravable y la Transferencia de Beneficios.
Dainzú Patiño
12 noviembre 2014 10:38 Última actualización 12 noviembre 2014 10:38
peso dolar (Bloomberg)

peso dolar (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Organización para el Crecimiento y Desarrollo Económicos (OCDE) presentó una nueva estrategia para la adopción del Proyecto de Acción Contra la Erosión de la Base Gravable y la Transferencia de Beneficios (Proyecto BEPS), especialmente dirigida a los países en desarrollo y que busca evitar la evasión fiscal corporativa.

La estrategia radica en tres elementos clave: mayor participación de estos países en la toma de decisiones para el BEPS, establecer 5 redes regionales para difundir información relacionada con este Proyecto, y desarrollo de herramientas para la aplicación de prácticas relacionadas con el BEPS.

Como parte de la primera acción, 10 países entre estos, Albania, Jamaica, Kenya, Nigeria, Perú, filipinas y Túnez participaran en las reuniones del órgano de toma de decisiones clave para el BEPS.

Las cinco redes regionales serán establecidas para coordinar un diálogo permanente sobre consultas relacionadas con el BEPS, éstas se situarán en países en desarrollo de Asia, África, Europa Central y el Medio Oriente, América Latina y el Caribe, y los países de habla francesa.


Las redes ayudarán al diseño de kits de herramientas para la aplicación práctica de las medidas del BEPS, y temas prioritarios para los países en desarrollo como incentivos fiscales y de precios de transferencia.
La mayoría de los países en desarrollo tienen bases impositivas más bajas que las economías avanzadas, además de que los impuestos a las empresas tienen mayor peso en los ingresos fiscales, en comparación con los países desarrollados, señaló un informe del Grupo de Trabajo de Desarrollo del G-20.

“Los países en desarrollo han reconocido reiteradamente la importancia de abordar la erosión de la base y el cambio de beneficios como parte de medidas más amplias para aumentar la movilización de recursos internos, a fin de promover un crecimiento económico estable e invertir en infraestructura, educación y salud, entre otras prioridades del gobierno”, señaló la OCDE en un comunicado.

Cabe destacar que las recomendaciones publicadas por la OCDE el septiembre pasado y aprobadas por los ministros de finanzas del G-20, serán discutidas los próximos 15 y 16 de noviembre durante la Cumbre de Líderes del G-20.