Economía

Precisión y contundencia prometen Murillo y Lozoya por Oceanografía

El titular de PGR, Jesús Murillo Karam, compareció ante diputados junto con el director de Pemex, Emilio Lozoya, quien advirtió que será inflexible con los responsables del presunto fraude cometido por la proveedora de la paraestatal. 
Víctor Chávez
10 marzo 2014 19:39 Última actualización 10 marzo 2014 20:44
Etiquetas
Emilio Lozoya y Jesús Murillo Karam comparecen ante diputados. (Édgar López)

Emilio Lozoya y Jesús Murillo Karam comparecen ante diputados. (Édgar López)

CIUDAD DE MÉXICO.- Para dar con los responsables del fraude cometido por los operadores de la empresa Oceanografía, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo que se actuará con “prudencia y responsabilidad”.

“Iremos despacio, pero con precisión y mucha contundencia”
, afirmó en comparecencia ante diputados federales en San Lázaro.

El funcionario admitió que existen retrasos en la fijación de responsabilidades, pero explicó que “se requieren evidencia claras y creíbles, para que los acusados no puedan rebatirlas ni salgan en libertad los señalados como culpables”.

De acuerdo con la investigación y la manera en cómo se inició fue porque desde el momento de la falta de pago, 10 por ciento de fianzas, prendió las alarmas del banco y encontró que los documentos con que les estaban garantizando el posible pago de un adeudo eran falsificados y que esto alerta al banco para presentar una denuncia, refirió.

En ese sentido, dijo que la Procuraduría actuó lo más rápido posible pero al mismo tiempo con toda la prudencia.

“Lo que se encontró es que había una enorme cantidad de millones de dólares que habían sido defraudados en razón de que estaban garantizados con estimaciones presupuestales falsas”, expuso.

Murillo Karam señaló que de haber actuado simplemente en la forma que se hace generalmente en la causa de los delitos, la Procuraduría hubiera fincado responsabilidades y solicitado orden de aprehensión.

Sin embargo, actuar así pudo haber dañado seriamente a los trabajadores de la paraestatal, es decir, a 11 mil trabajadores, consideró.

“Pudiéramos haber dañado la operación de Pemex, pudimos haber evitado el posible rescate de los recursos e incluso hubiera sido más difícil el procesamiento de los responsables”, concluyó.

INFLEXIBILIDAD

Por su parte, el director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, condenó los actos irregulares en las operaciones de Oceanografía y aseguró que será “inflexible” contra los responsables de las operaciones contractuales fraudulentas.

Reiteró que el de Oceanografía “es un caso aislado”, por lo que los acontecimientos recientes no han afectado a Pemex y sus operaciones se desarrollan con normalidad con sus contratistas.