Economía

Precios al productor en la zona euro vuelven a bajar, debido a los energéticos

Es necesario que los países de la Eurozona y su Banco Central adopten medidas más creativas y efectivas para relanzar la economía de la región, que afronta la amenaza de la deflación y que ha tenido un crecimiento insuficiente, según el FMI.
Reuters
02 octubre 2014 13:37 Última actualización 02 octubre 2014 14:10
Zona Euro

En una base anual, los precios bajaron 1.4 por ciento en agosto, la mayor caída desde marzo, cuando descendieron 1.7 por ciento. (Bloomberg)

BRUSELAS.- La inflación al productor de la zona euro cayó en agosto menos de lo esperado y el costo de la maquinaria pesada aumentó. El datos de los costos al mayoreo evidencia la necesidad de que los gobiernos y el BCE hagan más para relanzar la deprimida economía del bloque.

Los precios de producción en la industria en los 18 países que comparten el euro cayeron 0.1 por ciento en agosto, según mostró el jueves la oficina de estadística de la Unión Europea, Eurostat, arrastrados por un descenso de los costos energéticos.

Los economistas encuestados preveían una caída de 0.2 por ciento.


La baja en los precios de producción en agosto es parte de un problema más amplio de la zona euro, afectada por presiones deflacionarias. Sólo junio ha registrado un incremento en todo lo que va de año. En julio cayeron 0.2 por ciento.

En una base anual, los precios bajaron 1.4 por ciento en agosto, la mayor caída desde marzo, cuando descendieron 1.7 por ciento.

La crisis financiera global y la posterior crisis de la zona euro han dañado profundamente la disposición de los bancos a prestar dinero, perjudicando la confianza empresarial. Todo ello ha dejado a la región lidiando con un desempleo récord, que ha socavado la capacidad de consumo de los consumidores.

Ahora la zona euro afronta la amenaza de la deflación, que dificultaría incluso más al endeudado bloque el pago de sus deudas. La inflación al consumidor de la zona euro se ralentizó de nuevo en septiembre ya que cayeron los precios de la alimentación y la energía, reforzando las expectativas de que el BCE alivie aún más su política monetaria.

El BCE presentará el jueves detalles de un nuevo plan de compra de activos con el que espera relanzar la economía.