Economía

Precios al productor en EU registran caída récord por energía más barata

Los precios bajos de los energéticos, en un contexto de demanda mundial débil y mayor producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, están conteniendo la inflación de los precios domésticos.
Reuters
18 febrero 2015 9:20 Última actualización 18 febrero 2015 9:26
Precios al productor en EU

La inflación subyacente, que excluye alimentos, energía y servicios comerciales, bajó un récord de 0.3 por ciento tras subir 0.1 por ciento en diciembre. (Bloomberg)

WASHINGTON.- Los precios al productor de Estados Unidos registraron una baja récord en enero, afectados por un derrumbe de los costos de energía, apuntando a presiones inflacionarias muy limitadas en el corto plazo.

El Departamento de Trabajo informó que su índice de precios al productor (IPP) basado en la demanda final cayó 0.8 por ciento, el mayor descenso desde la reformulación de la serie iniciada en noviembre de 2009. En diciembre el IPP había retrocedido 0.2 por ciento.

Fue el tercer mes seguido de declives para el IPP.



En los 12 meses a enero, los precios al productor se mantuvieron sin cambios, la lectura anual más floja desde que comenzaron los registros en noviembre de 2010, tras crecer 1.1 por ciento en diciembre.

Los economistas encuestados por Reuters esperaban una baja de 0.4 por ciento para el IPP el mes pasado y un avance anual de 0.3 por ciento.

Los precios energéticos más bajos, contra un contexto de demanda global más débil y una mayor producción de petróleo de esquisto en Estados Unidos, junto con un fortalecimiento del dólar, están conteniendo la inflación de los precios domésticos.

La Reserva Federal, que tiene una meta de inflación de 2.0 por ciento, ve el ambiente limitado para los precios como algo transitorio.

Como las condiciones del mercado laboral se ajustan rápidamente, la mayoría de los economistas prevén que el Banco Central estadounidense comience a elevar las tasas de interés en junio.

La Fed ha dejado las tasas de interés de corto plazo cerca del cero por ciento desde diciembre de 2008.

Los precios energéticos mayoristas sufrieron una baja histórica de 10.3 por ciento en enero tras perder 6.2 por ciento en diciembre.

Fue el séptimo mes seguido de caídas. Los precios de los alimentos bajaron 1.1 por ciento tras descender 0.1 por ciento el mes anterior.

El volátil componente de servicios comerciales, que en general refleja márgenes de ganancias, creció 0.5 por ciento tras un avance similar en diciembre.

Una medida clave de las presiones subyacentes de los precios al productor, que excluye alimentos, energía y servicios comerciales, bajó un récord de 0.3 por ciento tras subir 0.1 por ciento en diciembre.

Esto sugiere que parte de la debilidad de la energía se derrama a la inflación estructural. Esta medición ha subido 0.9 por ciento en los 12 meses a diciembre.