Economía

Precios al productor en EU muestran que no hay presiones inflacionarias

El índice desestacionalizado de precios al productor cayó 0.1 por ciento en febrero, afectado por la caída en los costos de los servicios, una muestra más de la inexistencia de presiones inflacionarias significativas.
Reuters
14 marzo 2014 9:2 Última actualización 14 marzo 2014 9:12
[El valor promedio de cada envío de remesas fue de 293 dólares. / Bloomberg / Archivo]  

[El valor promedio de cada envío de remesas fue de 293 dólares. / Bloomberg / Archivo]

WASHINGTON.- Los precios al productor de Estados Unidos bajaron en febrero, afectados por una caída de los costos de los servicios, en una nueva señal de inexistencia de presiones inflacionarias significativas.

El Departamento de Trabajo dijo el viernes que su índice desestacionalizado de los precios al productor (IPP) cayó 0.1 por ciento el mes pasado.

La inflación estadounidense se ha mantenido en un nivel muy bajo en años recientes debido a que la tasa de desempleo sigue persistentemente alta, lo que reduce la demanda de bienes y servicios.

Se prevé que esto haga que la Reserva Federal mantenga sus tasas de interés de referencia cerca del cero por ciento por muchos meses más, incluso mientras el banco central disminuye su programa de estímulo económico consistente en compras de bonos.

Los precios recibidos por las fábricas, los minoristas y los mayoristas de la nación habían aumentado 0.2 por ciento en enero.

El índice, que cambió formalmente de nombre, fue expandido recientemente para incluir servicios y construcción. Previamente era conocido como IPP en base a bienes terminados.

El IPP ahora cubre 72 por ciento de los servicios, lo que junto con otros factores hará que probablemente siga más de cerca al índice de precios al consumidor con el paso del tiempo, según los economistas.

La demanda final de bienes aumentó el 0.4 por ciento en febrero. La demanda final de servicios cayó 0.3 por ciento.

El Departamento de Trabajo dijo que 80 por ciento del declive de su índice de servicios se debió a menores márgenes entre los minoristas de indumentaria, calzado y accesorios.

En los 12 meses a febrero, los precios al productor crecieron 0.9 por ciento, el menor aumento en un año desde mayo del 2013.

Los precios al productor sin contar los costos de alimentos y energía, que son muy volátiles, bajaron 0.2 por ciento.

Otra medición de los precios subyacentes al productor -en base a la demanda final sin contar alimentos, energía ni servicios comerciales- creció 0.1 por ciento.

Este rubro explica unos dos tercios de la demanda final y los economistas creen que, con el tiempo, podría convertirse en la mejor medición subyacente.