Economía

Precios al productor  de EU suben tras 4 meses seguidos de declives

La inflación al productor en la Unión Americana subió en marzo después de cuatro meses seguidos de declives. El Departamento de Trabajo informó que su IPP basado en la demanda final se incrementó 0.2 por ciento el mes pasado.
Reuters
14 abril 2015 9:24 Última actualización 14 abril 2015 9:54
Precios al productor en EU

Si bien los precios de la energía se estabilizaron, la fortaleza del dólar y la debilidad de la demanda global probablemente mantengan la inflación al productor contenida por algún tiempo. (Bloomberg)

WASHINGTON.- El Índice de Precios al Productor (IPP) de Estados Unidos subió en marzo después de cuatro meses consecutivos de declives, con señales de cierto fortalecimiento de la inflación subyacente, lo que debería mantener a la Reserva Federal en camino a comenzar a elevar las tasas de interés este año.

El Departamento de Trabajo informó que su IPP basado en la demanda final se incrementó 0.2 por ciento el mes pasado, en línea con las expectativas de los analistas consultados por Reuters.

El aumento de los precios de los bienes explicó más de la mitad del incremento.


La inflación subyacente, que excluye alimentos, energía y servicios comerciales también creció 0.2 por ciento tras mantenerse plana en febrero.

El IPP había bajado 0.5 por ciento en febrero dado que los márgenes de ganancias en el sector servicios, especialmente las gasolineras, se vieron ajustados. Además, cayeron los costos del transporte y los depósitos.

En los 12 meses a marzo, los precios al productor descendieron 0.8 por ciento, el mayor declive anual desde que se modificó el cálculo de la serie en 2009. En febrero habían disminuido 0,6 por ciento.

La caída anual de marzo también coincidió con las previsiones de los economistas, de 0.8 por ciento.

Si bien los precios de la energía se estabilizaron, la fortaleza del dólar y la debilidad de la demanda global probablemente mantengan a la inflación contenida por algún tiempo.

La baja inflación y los indicios de una brusca desaceleración del crecimiento económico en el primer trimestre llevaron a muchos economistas a retrasar sus expectativas para el primer aumento de la tasa de la Fed, para septiembre u octubre. Hasta hace poco muchos creían que lo haría en junio.

La Fed, que tiene una meta de inflación de un 2 por ciento, ha mantenido su tasa clave de corto plazo cerca del cero por ciento desde diciembre de 2008.

Los precios energéticos, que habían sido una carga para la inflación al productor en meses recientes, subieron 1.5 por ciento en marzo tras no registrar cambios en febrero.