Economía

Porcicultores tienen ‘hambre’ asiática

Los porcicultores mexicanos se frotan las manos para llegar al mercado chino, nación donde el consumo per cápita del alimento es de 37 kilogramos al año.
Valente Villamil
18 julio 2016 22:17 Última actualización 19 julio 2016 5:0
Cerdo

China es el principal consumidor de carne de cerdo. (Bloomberg)

La apertura de China como un nuevo mercado para la carne de cerdo mexicana tiene a los porcicultores frotándose las manos, puesto que además de ser el país más poblado, es el que más cerdo come con unos 37 kilos per cápita anuales.

Se estima que China deberá subir sus importaciones de carne de cerdo 30 por ciento sólo este año para poder cubrir la demanda interna y detener el alza de precios de este producto registrada desde principios de año, según un estudio publicado recientemente por el banco holandés Rabobank, que se especializa en agronegocios.

“Es una noticia muy buena porque es un mercado que hemos estado buscando ya desde hace buen rato”, dijo Alejandro Ramírez González, director de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (Porcimex), al ser cuestionado sobre el primer envío de 22 toneladas de este producto realizado recientemente.

“Sí, se abre una buena oportunidad por el volumen y, sobre todo, porque consideramos que el día de mañana el mercado que nos va a estar absorbiendo el consumo puede ser Asia. Está Taiwán, Hong Kong, Vietnam, Tailandia”, agregó Ramírez.

Actualmente China es el principal consumidor de carne de cerdo, pero también su principal productor con poco más de 50 millones de toneladas anuales, sin embargo, la creciente demanda interna y la falta de cerdos los hace incrementar las importaciones.

Con base en estas cifras, México considera que puede llegar a exportar a este mercado hasta 30 mil toneladas de carne de puerco con un valor de mil 500 millones de pesos al año.

Si bien México inició las exportaciones a este mercado al enviar 22 toneladas, la competencia será difícil puesto que otros países que llevan más tiempo exportando ya tienen una presencia sólida en China desde hace tiempo.

“La Unión Europea, Estados Unidos y Canadá están bien posicionados para aumentar las exportaciones a China dada su disponibilidad de producto y la adaptación de los sistemas de producción”, señaló Rabobank.