Economía

¿Petróleo barato = crisis mundial? Por una vez podría ocurrir

Debido a que una parte de consumidores e inversionistas se ubican en lugares golpeados por el desplome de los precios de las materias primas, crece la preocupación de que los bajos precios de los energéticos lleven a la economía global a una caída.
Bloomberg
02 febrero 2016 10:3 Última actualización 02 febrero 2016 20:0
Petróleo (Bloomberg)

Los bajos precios de los energéticos podrían llevar a la economía global a una caída en picada. (Bloomberg)

Durante los últimos 75 años, casi cada crisis económica ha estado precedida por una escalada de los precios del petróleo. La preocupación ahora es que los bajos precios de los energéticos estén llevando a la economía global a una caída en picada.

Aunque la idea va en contra del sentido común, está ganando terreno porque una creciente porción de los consumidores e inversionistas del mundo están justo en los lugares golpeados por el desplome de los precios de las materias primas. Apple, por ejemplo, culpó al crecimiento económico más lento en algunos de los países ricos en petróleo por sus ventas más débiles en el último trimestre.

“Nunca pensé que desearía, menos aún que rezaría, por precios petroleros más altos”, dijo Han de Jong, economista jefe en ABN Amro Bank NV en Ámsterdam.

El mundo necesita urgentemente precios petroleros más altos


El problema es que la economía mundial ahora se apoya mucho más en los mercados emergentes que hace 15 o 25 años, los últimos períodos de precios muy bajos. En otro giro, Estados Unidos ha emergido para rivalizar con Arabia Saudita y Rusia como el mayor productor de petróleo del mundo. 

En el pasado
El daño hecho a los exportadores era más que compensado por las ganancias de los importadores.

Y con la excepción de China e India, la mayoría de los grandes países emergentes son ricos en petróleo y materias primas. Esas economías ahora representan cerca de 40 por ciento del producto interno bruto global, casi el doble de su participación en 1990, de acuerdo al Fondo Monetario Internacional.

Desde Rusia hasta Arabia Saudita, de Nigeria a Brasil, el crecimiento económico está marchando a paso de tortuga y, en muchos casos, se está contrayendo.

“Muchos exportadores petroleros enfrentan circunstancias muy difíciles”, consideró Gian Maria Milesi-Ferretti, director adjunto de investigaciones del FMI. 

Así que ahora tienen que recortar el gasto significativamente, y eso tendrá un impacto en el crecimiento económico

La situación es tan grave que el impago soberano, durante mucho tiempo una posibilidad olvidada, está de nuevo en la palestra.

“La historia da la razón a un pesimismo extremo sobre las probables fortunas de los productores de materias primas”, dijo Gabriel Sterne, jefe de investigación macroeconómica global en Oxford Economics Ltd.

En los años 80, cuando los precios petroleros cayeron por debajo de los 10 dólares por barril y otras materias primas se hundieron, “los productores que evitaron los impagos soberanos fueron más la excepción que la regla”, añadió, al destacar que 68 por ciento de aquellos que monitoreó entraron en impago.

El mercado observa a Venezuela, uno de los 10 productores petroleros más grandes del mundo, como un candidato probable al impago. Sus bonos con vencimiento en 2022 se negocian a 38 centavos de dólar y el rendimiento es de más de 40 por ciento. En 2013, el rendimiento estaba por debajo de 10 por ciento.

Actualmente el FMI y el Banco Mundial mantienen conversaciones con Azerbaiyán y Surinam para otorgar préstamos de emergencia. Nigeria también ha solicitado ayuda al Banco Mundial y al Banco de Desarrollo Africano.

Sin duda, el petróleo podría encontrar un piso tan pronto como la economía mundial lo haga. 

China
La desaceleración en China ha reducido su demanda de materias primas, lo que significa que su estabilización podría llevar a un repunte del crudo.

Algunos no están tan preocupados. La Reserva Federal de Dallas, Estados Unidos, en un documento publicado en enero, dijo que una caída de los precios petroleros provocada por un aumento de la oferta –como la actual— impulsaría el crecimiento mundial hasta en 0.4 puntos porcentuales.

“Es sobre todo debido a un incremento en el gasto de los importadores petroleros, los cuales rebasan la caída del gasto de los exportadores petroleros”, dijo el documento.

: