Economía

Por recesión, Italia se pone en manos de inversores chinos

En Italia, que enfrenta su tercera recesión en seis años, los comerciantes locales intentan vender sus negocios a la comunidad china local, en tanto que las grandes compañías han salido en busca de inversores al país asiático, el cual ha hecho compras trasnacionales por más de 3 mil 400 millones de dólares.
Bloomberg
13 octubre 2014 17:5 Última actualización 13 octubre 2014 17:5
Etiquetas
Milán

Por recesión, comerciantes y empresarios italianos han volteado a China para vender sus negocios. (Bloomberg)

Clotilde Narzisi y Luca Soliman llevan 10 años al frente del Caffè Orefici, ubicado a 60 metros (200 pies) de la emblemática Catedral del Duomo de Milán. Obligados a vender el negocio como consecuencia de los elevados impuestos, dicen que ahora su única esperanza es dejarlo en manos chinas.

El Caffè Orefici se encuentra entre los 18 mil anuncios de empresas y particulares que se han publicado desde febrero del año pasado en Vendereaicinesi.it –vender a los chinos-, un sitio web que ayuda a los italianos, que padecen la tercera recesión en seis años, a atraer ofertas chinas para propiedades, productos y servicios.

“Son los únicos que compran”, dijo Narzisi, de 43 años, durante una pausa luego de la hora del almuerzo de empresarios y compradores en el centro de la capital financiera de Italia. “Queremos vender; los impuestos son demasiado altos. Trabajamos ocho horas por día para el Estado sólo una hora para nosotros”.


Mientras los comercios italianos se vuelcan a la comunidad china local, las compañías más grandes del país buscan inversiones directas del gigante asiático. Italia ha sido este el mayor objetivo en Europa después de Gran Bretaña para China, que ha hecho adquisiciones transnacionales por 3 mil 430 millones de dólares, según datos obtenidos.

Durante una visita que hizo a Pekín en junio, el primer ministro Matteo Renzi, que se esfuerza por reducir la segunda mayor deuda de Europa –de más de 2 billones de euros (2 mil 53 millones de dólares)-, instó a inversores chinos a comprar participaciones en compañías italianas, en lo que imitó a Grecia y Portugal, que recurrieron a dinero chino para aumentar sus ingresos y salir de los programas de rescate.

SITIO EN MANDARÍN

El primer ministro chino Li Keqiang asistirá a una cumbre de gobernantes europeos y asiáticos y a otros eventos de negocios en Milán a partir del 16 de octubre, con lo que completará su visita de una semana a Europa.

Los administradores del Caffè Orefici recurrieron a Venderaicinesi.it, cuyos anuncios se traducen al mandarín y también pueden publicarse en otros sitios web chinos mediante el pago de una comisión, luego de desechar a un agente local. Su aviso se vio 400 veces en tres semanas y recibieron cuatro manifestaciones de interés, dijo Narzisi. Los anuncios van desde una heladería en Toscana hasta un histórico comercio de jeans en Cremona y un Ferrari 458 Italia.

“Nos dimos cuenta de que faltaba una herramienta online para vincular a italianos y chinos”, dijo Simone Toppino, de 35 años, que junto con su hermano Alberto y Alessandro Zhou fundó el sitio web que tiene un par en mandarín, Maimaiouzhou.com. Cobran entre 42 y 90 euros por sus servicios. La mayor parte de los usuarios chinos del sitio web vive en Italia. Las quiebras han alcanzado un récord este año, dado que más de 8 mil compañías se han declarado en bancarrota en el primer semestre en Italia, según datos de Cerved Group SpA.