Economía

¿Por qué los mexicanos optan por usar efectivo y no tarjetas?

Las compras que efectúan los mexicanos en efectivo y no con tarjetas de crédito beneficia a los comercios, pero es un duro golpe para las arcas del Banco de México.
Bloomberg
09 noviembre 2015 22:59 Última actualización 10 noviembre 2015 5:0
ME. Banxico toma cartas en el mercado cambiario.

El Banco de México espera que disminuya la demanda por efectivo. (Archivo)

Una cálida tarde del mes pasado, el gobernador del banco central mexicano, Agustín Carstens, contemplando pilas de arena y equipos de construcción bañados por el sol cerca de Guadalajara, celebró el inicio de la construcción de una nueva planta de emisión de billetes como signo de una economía fuerte.

Hay un catalizador para la creciente demanda de efectivo que no es motivo de celebración: la evasión fiscal.

Los mexicanos abandonan las tarjetas de crédito y en cambio usan efectivo para pagar todo, tanto los artículos de electrónica como las visitas al médico y hasta el plomero. Esto permite a los comerciantes minoristas y a los proveedores de servicios no cobrar un impuesto al valor agregado del 16 por ciento y trasladar los ahorros al cliente. A cambio, las empresas evitan crear pruebas documentales, pudiendo de esa manera sub-informar sus ingresos a las autoridades y reducir su carga impositiva.

La estratagema quizá sea una situación en la que todos ganan para compradores y comercios, pero es un golpe para las arcas del Estado en momentos en que el país necesita más que nunca esas entradas. Los ingresos petroleros como porcentaje de la recaudación total del Estado se desplomaron casi a la mitad. Esto se debe en parte a la caída en los precios –la mezcla de crudo de México cayó casi un 64 por ciento desde su pico máximo de 2014- pero en gran medida es adrede.

Después de asumir la presidencia en 2012, Enrique Peña Nieto elaboró una reforma fiscal para reducir la dependencia del Estado del sector energético, introduciendo una ola de aranceles más altos para los consumidores y las empresas. Si bien el nuevo sistema está aumentando los ingresos, también está provocando la difusión de las transacciones en efectivo.

MÁS PESOS EN CIRCULACIÓN

Los pesos en circulación crecieron un 17 por ciento en 2014 después de elevar los gravámenes, el nivel más alto desde 1999, eclipsando el aumento de 2.5 por ciento en la deuda con tarjeta de crédito, según el banco central y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. El crecimiento ha disminuido desde entonces, pero todavía supera los aumentos de las tarjetas de crédito.

Antes de la reforma, la deuda con tarjeta crecía a un ritmo mayor.

“El dinero en efectivo no es visible para las autoridades fiscales. Si se utilizara más la tarjeta de crédito, habría menos evasión”, dijo Friedrich Schneider, profesor de economía en la Universidad Johannes Kepler de Linz, Austria”.